Santander y Caixabank a través de BPI se mantienen en la puja por el banco en Portugal

Novo Banco impulsa en España la captación de negocio y clientes

Logotipo de Novo Banco
Logotipo de Novo Banco

La filial española de Novo Banco ha logrado recuperar e incluso aumentar los clientes y el negocio que se fugó tras la intervención del banco en agosto, explica la firma portuguesa. Quiere impulsar el negocio antes de su venta. Los nuevos gestores han comunicado a la plantilla que no habrá despidos. BBVA y Popular se caen de la puja por la totalidad del grupo.

El futuro del portugués Novo Banco se clarificará en los próximos meses, parece que a más tardar en junio. Las entidades financieras interesadas en el banco nacionalizado en agosto tras la intervención de su firma de origen, Espirito Santo y la segregación de sus activos sanos en una nueva marca, Novo Banco, remitieron el viernes sus ofertas no vinculantes. Entre ellas se encuentran los favoritos, Santander y CaixaBank, a través de BPI en el que controla el 44% de su capital, tras la caída de Popular y BBVA. El Banco de Portugal ha realizado ya una criba para quedarse con cinco ofertas. Apollo y los chinos Fosun y Anbang Insurance parece que serán los rivales de Santander y Caixabank (que puja a través del luso BPI).

Pero mientras esto se resuelve, la filial española de Novo Banco, que cuenta con 35 sucursales y 475 empleados, está impulsando su crecimiento y comienza a tener entradas nuevas de negocio y de clientes, tras los cambios operativos que está experimentando.

Los dos nuevos responsables de Novo Banco España, José Pinto Ribeiro, director general de gestión, y José Luis Santos, director general comercial, han comenzado su nueva trayectoria en la entidad infundiendo confianza a la plantilla. Una de las primeras medidas que han realizado ha sido reunir la semana pasada a sus representantes para explicarles que pese a la llegada de una nueva cúpula, el banco cuenta con toda la plantilla. Esta noticia ha sorprendido gratamente a los empleados ya que parece raro que un banco nacionalizado (que cuenta con fondos públicos por 4.400 millones de euros, a los que hay que sumar otros 500 millones aportados por los bancos lusos) no emprenda una reestructuración en su plantilla, más de cara a su futura venta. “Contamos con todo el mundo”, fue el mensaje que lanzó a los empleados la nueva dirección. La codirección, además, ha decidido unificar las sedes de sus dos negocios prioritarios: su actividad de banca de empresas y la de banca de particulares, sobre todo de rentas medias altas y de ricos, lo que supone unir la gestión de ambos negocios. La medida ha permitido liberar 12 empleos de los back office de las oficinas, cuyo destino será reforzar la venta de productos. “El nuevo proyecto del banco es impulsar la venta de productos, generar más negocio para mejorar la cuenta de resultados, lo que incluye reducir costes, pero sin prescindir del personal actual. Hay que mejorar la eficiencia y dar mejor servicio”, explica el banco.

Estas mismas fuentes aseguran que entre enero y marzo de este año se ha producido una fuerte recuperación del negocio. Tanto es así, afirman, que clientes que dejaron la entidad tras la intervención de su matriz, están volviendo. Una de las medidas adoptadas para recuperar clientes ha sido llamar a los antiguos usuarios de la entidad y convencerles para que vuelvan. “Desde noviembre hasta ahora el banco está incorporando de media unos 350 nuevos clientes mensuales (gran parte de ellos ya habían trabajado antes con la entidad)”, señala la firma portuguesa. Y añade que los clientes que han decidido volver al banco son principalmente institucionales, “que son los que generan más negocio”. El banco asegura que cuenta ya con el mismo número de clientes que hace justo un año, cuando aún no se esperaba su intervención. También ha logrado recuperar volumen en fondos de inversión. Ha pasado de gestionar 1.350 millones de euros en diciembre de 2014 a sumar 1.450 millones hasta el 16 de marzo. En depósitos también han crecido pese a reducir las altas remuneraciones que ofrecía hasta no hace mucho.

“Nos vamos ajustando a lo que ofrece el resto de las entidades. Damos una rentabilidad del 1,4% de interés, pero reduciendose”. El cliente de Novo Banco cuenta de media con 50.000 euros en ahorro, mientras que para ser cliente de banca privada se requiere un millón. La intervención y previsible liquidación de Banco Madrid no preocupa a Novo Banco ante un posible contagio reputacional. Asegura que se ve como “una oportunidad para captar clientes y negocio”.

Normas
Entra en El País para participar