Pagará 2.351 millones para convertirse en el sexto banco británico

Sabadell pasa a la Champions League con la compra de TSB

Jaume Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell
Jaume Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell REUTERS

Banco Sabadell entra en la liga de Campeones, en la Champions League y por la puerta grande, compitiendo en el duro mercado británico. La compra de TSB, filial de Lloyds, le permite codearse con los otros grandes bancos españoles con gran presencia internacional, Santander (que se convierte ahora en su rival también en Reino Unido) y BBVA.

El consejo de administración de la entidad que preside Josep Oliu aprobó el jueves “por unanimidad” realizar una ampliación de capital por 1.600 millones de euros, cuyo destino será la compra del sexto banco británico. La operación, que se realizará en tres tramos (primero se compra el 40%, luego el 9,9% y finalmente tiene una opción para adquirir el 20% restante en manos de Lloyds), supondrá un desembolso total de 2.351 millones de euros que se abonarán en efectivo.

La ampliación, que aumentará un 25% el número de acciones del banco (emitirá 1.085 millones títulos nuevos, frente a los 4.024 millones actuales), mantendrá el derecho de suscripción preferente para los actuales accionistas.

El consejero delegado del banco, Jaume Guardiola, se mostró el viernes convencido del “éxito” de la operación y confiado en que los accionistas (incluidos los del núcleo estable) responderán positivamente al aumento de capital con el argumento de que las últimas ampliaciones han dado rentabilidades superiores al 30%.

El precio de venta aprobado (que supone el 1% del valor en libros) es el mismo anunciado hace una semana, de 340 peniques por acción. También señala que es un 29% superior a los 264 peniques en que cotizaban los títulos del TSB el 11 de marzo, el último día bursátil antes del anuncio hecho por el Sabadell y el TSB sobre las conversaciones que mantenían sobre una posible adquisición.

TSB es la gran apuesta internacional de Sabadell. Tanto es así que ha decidido acelerar los trámites de esta operación. Además, la compra también le permite dar casi por cumplido el objetivo establecido en su plan estratégico 2014-2016 de contar con el 30% de su balance fuera de España. Guardiola (que fue quien presentó la operación a la prensa española, y Oliu lo hizo a la británica en Londres) destacó el viernes que esta adquisición ayudará a Sabadell a dar “un salto cualitativo” en su estrategia de internacionalización, ya que pasará a tener un 22% de sus activos en el exterior frente al 5% actual, porcentaje que se incrementará al 30% tan solo con el crecimiento que espera TSB.

Guardiola asegura que los planes del banco son crecer rápidamente. “Es un banco en crecimiento y es por eso por lo que tiene un ratio de capital del 18%. Una parte de sus planes de crecimiento se centran en hipotecas, allí las hipotecas se gestionan con otro modelo, y su plataforma no ha estado preparada hasta el 15 de enero. Desde entonces, en poco tiempo ha batido récords de generación de créditos para viviendas y el propio banco ya tenía un proyecto para mejorar con ratios significativos. En su propio plan estamos hablando de crecimientos en tres años del 40% en créditos”.

Durante el pasado año los depósitos de TSB aumentaron un 7%. Sabadell explicó que un 8,4% de las cuentas corrientes que se abren en Reino Unido se realizan en TSB. Este banco británico, que aportará al balance de Sabadell 34.884 millones de euros en activos, cuenta en la actualidad con una cuota de mercado del 4,3% en cuentas corrientes, del 2,2% en hipotecas (su gran potencial de crecimiento) y del 6,1% en oficinas, con 631 locales. El objetivo de Sabadell es que la cuota de mercado de su nueva filial sea del 6% de media, porcentaje que considera fácil de conseguir.

La firma que preside Oliu no prevé realizar ningún ajuste de plantilla (TSB tiene 8.638 empleados) ni de oficinas (piensa abrir más o aprovechar oportunidades), aunque es muy posible que Lloyds, actual dueño de TSB, si realice ajustes de personal en virtud del acuerdo alcanzado entre ambos. Sabadell anticipó que mantendrá la actual cúpula de TSB, con su presidente y dos consejeros ejecutivos. El banco español nombrará a tres consejeros del banco y a otros tres independientes no ejecutivos.

La operación será acritiva, según Guardiola. Se espera así que tenga un efecto neutral en el capital y un impacto positivo en el beneficio por acción a medio plazo (que no precisó). El banco español también prevé unos ahorros de costes de 160 millones de libras (220 millones de euros) a partir de 2018. Además, Lloyds pagará a TSB (entonces ya de Sabadell) 450 millones de libras (621 millones de euros) al realizar la migración tecnológica a la plataforma de Sabadell, lo que aligerará la factura del banco español en la compra.

El precio de salida de las nuevas acciones de Sabadell será de 1,48 euros, frente a los 2,209 euros a los que cerraron los títulos el jueves, lo que supone un descuento del 33% del que se podrán beneficiar los actuales accionistas vendiendo sus derechos de suscripción. Se podrán adquirir tres acciones nuevas por cada 11 antiguas. Sabadell mantiene su objetivo de ganar 1.000 millones de euros en 2016, sin sumar el resultado de TSB, que el pasado año tuvo unos resultados de 167 millones de euros.

Sabadell prevé mantener la marca de TSB al contar con un fuerte arraigo y 200 años de historia. Inició las conversaciones para su compra tras pedir a algunos bancos la autoridad británica que estudiarán la operación ya que pretende que entren más competidores en el mercado británico, en el que ya opera Banco Santander.

En seis año ha recurrido al mercado en 7.022 millones para crecer

Las relaciones entre el banco español y el británico parten ya de hace dos años cuando Sabadell adquirió en España Lloyds, un pequeño banco de 28 oficias que iba perdiendo fuelle en el país. Esa operación, cerrada en abril de 2013, permitió a Sabadell firmar un acuerdo con el banco británico dueño de TSB, que supuso también su entrada en el capital de la firma española con una participación cercana al 2%, en concreto del 1,8%, que podía ir aumentando, según el pacto alcanzado. Pero la previsión de los analistas es que Lloyds salga del capital del banco español, ya que son competidores en el mismo país, Reino Unido y las autoridades supervisoras podrían no ver bien estos lazos. Sabadell ha elegido Reino Unido para dar el gran salto al considerar que es un mercado atractivo, con un marco regulatorio estable. Tiene rentabilidades consistentes y buenas perspectivas de crecimiento. El mercado laboral, además, se comporta “positivamente” y el poder adquisitivo de las familias es elevado. A ello se une que el mercado minorista y de pymes ofrece atractivas perspectivas. Sabadell opera ya en México, donde cuenta con una sociedad financiera y está pendiente de que le autoricen la licencia bancaria, EE UU (donde realizará alguna pequeña compra) y ahora en Europa. Desde 2009 a ahora Sabadell ha apelado a sus accionistas para crecer en 7.022 millones de euros.

Normas