Ferrovial y Acciona crecen en este área activa en inversión

Comsa entra en Suecia y fija el objetivo en los países nórdicos

Empleados de Kauno Tiltai, filial lituana de Comsa Emte, trabajan en una carretera.
Empleados de Kauno Tiltai, filial lituana de Comsa Emte, trabajan en una carretera.

Del Este y Norte de Europa están llegando noticias de reactivación del mercado de la gran obra civil que tocan a intereses españoles: Ferrovial crece con su filial polaca Budimex, al tiempo que certifica la reactivación del mercado inmobiliario en Polonia; Acciona ha logrado este mismo mes su primera adjudicación en Noruega, con un contrato ferroviario de 1.000 millones, y ACS está a la caza de proyectos. Junto a ellas, la catalana Comsa Emte se ha estrenado en Suecia con la adjudicación de la rehabilitación de la carretera nacional 156.

El proyecto, otorgado por la autoridad sueca del transporte (Tafikverket), ha sido conseguido por la filial Kauno Tiltai, que da el salto desde Lituania a la citada Suecia. La obra, entre las localidades de Skene y Skoghem, en el suroeste del país, asciende a tres millones de euros. Más allá del calado de la actuación, destaca la obtención de calificaciones para seguir licitando en el país.

La estrategia del grupo que preside Jorge Miarnau pasa por potenciar la presencia en el Este y países nórdicos, área en la que fue de las primeras constructoras españolas con una apuesta decidida. Lituania, Letonia y Polonia son sus principales mercados en la zona.

La propia Kauno Tiltai, con un millar de empleados y 65 años de historia, trabaja en el proyecto Rail Báltica para enlazar Finlandia, los países bálticos, Europa del Este y Central por ferrocarril. Con datos del tercer trimestre de 2014, Kauno incrementaba un 42% su facturación respecto al mismo periodo de 2013.

El otro brazo europeo de Comsa es la polaca Trakcja PRKil, cuya facturación al cierre de septiembre mejoraba un 34%.

El presidente Miarnau pone de manifiesto la apuesta por el creciente mercado de infraestructuras e ingeniería del norte de Europa, y destaca la internacionalización de Comsa Emte como estrategia ante la recesión que ha sufrido el mercado local en los últimos años. La compañía factura 1.575 millones, cuenta con 8.500 empleados y presencia en 25 países.

 

A vueltas con el rescate de una autopista catalana

La concesionaria Cedinsa, que tiene entre sus accionistas a Comsa, junto a FCC, Copisa y Copcisa, está discutiendo con la Generalitat de Cataluña el futuro de la autovía Vic-Ripoll o C-17, cuya deuda no ha podido ser refinanciada. El conseller de Territorio, Santi Vila, ha asegurado públicamente que el Gobierno catalán “no ve necesario ni oportuno a corto plazo” realizar un rescate de la concesión. Vila añade que se están buscando soluciones de reequilibrio, en el marco del contrato vigente, y que la decisión final no supondrá gastos adicionales a las arcas públicas.

Semanas atrás, el conseller de Economía de la Generalitat, Andreu Mas-Colell, dejó abierto el posible rescate, lo que supondría asumir unos 220 millones de deuda ya vencida. Cedinsa se adjudicó la C-17 en 2006 por un plazo de 33 años.

Normas
Entra en El País para participar