Elecciones andaluzas

Un gasto social fuertemente blindado frente a los recortes

Reparto del gasto en Andalucía Ampliar foto

Andalucía se ha convertido en la excepción dentro del conjunto de comunidades autónomas. Frente a los recortes que el resto ha realizado en educación y sanidad, las dos partidas más cuantiosas de sus cuentas públicas, la andaluza ha mantenido ambas al margen de los ajustes y las ha convertido en prioritarias a la hora de asignar presupuestos. Buena prueba de ello es que han sido las dos únicas que se han librado de la tijera en los presupuestos diseñados para este ejercicio.

El gasto se ha congelado en la gran mayoría de partidas, mientras que los fondos destinados al servicio de la deuda pública han caído un 17,5% hasta los 2.642 millones. Los dedicados a financiar la sanidad y educación han crecido un 2,5%, tras dos años de ajustes en una coyuntura económica adversa. Las cuentas públicas andaluzas están condicionadas por ser la autonomía más poblada, lo que hace especialmente poco elástico el gasto en cualquiera de esas dos partidas.

A 1 de enero de 2015 había censados 8,4 millones de habitantes (el 18% del total), siendo la comunidad con más población por delante de Cataluña (7,5 millones), Madrid (6,4 millones) o la Comunidad Valenciana (5 millones), según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Dicho de otra manera, que la sanidad andaluza tiene que dar cobertura a un millón de personas más que la catalana o a dos millones en caso de la madrileña.

1,4 millones de alumnos estudian en centros públicos frente a los 632.821 de Madrid

Las cifras en el caso de la Educación también son elocuentes. En los 12.421 centros privados, públicos o concertados en Andalucía hay matriculados 1,88 millones de alumnos y trabajan 117.400 profesores. Unas estadísticas que contrastan con las de Madrid (1,14 millones de alumnos y 91.984 profesores). En este punto, las diferencias también son más apreciables sí se tiene en cuenta que la penetración de los centros concertados y privados en otras comunidades autónomas es bastante mayor que en el caso de Andalucía. El 79% de los alumnos andaluces estudia en escuelas o institutos de titularidad pública, porcentaje que baja, por ejemplo, hasta el 55% en el caso de Madrid. Dicho de otra manera que el sistema público de educación da cobertura a 1,48 millones de alumnos en Andalucía, mientras que en el caso de Madrid no llega ni a la mitad (632.821).

Unas prioridades sociales que todavía no se han visto afectadas, pese al cuantioso volumen de deuda pública que tiene la comunidad. En términos absolutos, Andalucía debía a finales del pasado ejercicio 29.101 millones de euros, lo que representa un 12,2% del total del pasivo de las comunidades autónomas. Solo en en ese último año, el endeudamiento creció un 20%. ¿Cómo se explica que el dinero que se va a destinar a la deuda pública en los presupuestos andaluces haya caído un 17,5% hasta los 2.642 millones? La principal razon ha sido que el coste de endeudarse se ha reducido drásticamente en los últimos ejercicios como consecuencia de que el dinero lo ha recibido y lo recibirá a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) a unos tipos mucho más ventajosos que si lo hiciera a través del mercado. De hecho, Hacienda calcula que los ahorros que podrán obtener las comunidades con los tipos del 0,8% hasta 2015 y del 0% hasta 2016 será de 22.647,8 millones de euros, con tres grandes beneficiados: Cataluña, que dejará de gastar 8.026,86 millones (el 35% del ahorro estimado total); Comunidad Valenciana, con 4.918,51 millones (el 21,7%); y Andalucía, con 3.969,42 millones (el 17,5%).

Normas