El grupo lanza su plan estratégico global Essentials2020

Objetivo Orange: 10 millones de hogares con fibra en España en 2016

La teleco compromete un dividendo anual de 0,60 euros por acción hasta 2018

Orange prevé invertir 15.000 millones en todo el mundo entre 2015 y 2018

Stephane Richard, consejero delegado de Orange.
Stephane Richard, consejero delegado de Orange. Reuters

Orange ha presentado hoy a los inversores su nuevo plan estratégico, bautizado como Essentials2020, que sustituye al anterior, Conquest 2015, lanzado en 2010. Y la empresa tiene claros sus objetivos para España: alcanzar los 10 millones de hogares con su red de fibra óptica a finales de 2016.

Así, la empresa ha indicado que continuará con la expansión en la fibra y en la oferta de televisión con la intención de duplicar los ingresos convergentes en 2018. “La propuesta para adquirir Jazztel, que actualmente está siendo analizada por la Comisión Europea, ayudará al grupo reforzar y acelerar esa estrategia”, ha indicado Orange. La compra de Jazztel, la mayor de Orange en la última década, está valorada en cerca de 3.400 millones de euros y reforzará a la filial española como la segunda del grupo galo en aportación de ingresos, solo por detrás de Francia.

En términos generales, Orange prevé invertir más de 15.000 millones de euros entre 2015 y 2018 para reforzar su posición en la banda ancha de alta velocidad. Así, la operadora prevé triplicar las inversiones en fibra en Francia, para alcanzar los 12 millones de hogares en 2018 y los 20 millones de hogares en 2022.

En el móvil 4G, el objetivo de Orange pasa por alcanzar una cobertura del 95% de la población en los distintos mercados europeos en los que tiene presencia, incluida España.

La compañía, en cualquier caso, ha diseñado cinco grandes líneas estratégicas con Essentials2020. La mejora de la conectividad, la reinvención de las relaciones con el cliente, la orientación de la plantilla hacia un modelo digital, acompañar a los clientes empresariales en su transformación y la diversificación a través de la capitalización de los activos.

Además, Orange quiere impulsar nuevas disciplinas dentro del marco de los nuevos negocios, para que sobrepasen los 1.000 millones de euros de ingresos en 2018. Entre estas áreas figuran el internet de las cosas, los servicios financieros (la intención de la empresa es lanzar nuevos servicios en España, Polonia y Francia) y la innovación abierta.

En el ámbito financiero, Orange prevé que los ingresos en 2018 sean mayores que en 2014. En la misma línea, el Ebitda ajustado será también mayor en 2018 que en 2014, con su punto más bajo en 2015, ejercicio en el que se situará en un rango de entre 11.900 y 12.100 millones de euros.

La intención de Orange, además, pasa por mantener un balance sólido, un ratio de deuda neta frente a Ebitda de dos veces a medio plazo.

Con respecto a la retribución al accionista, Orange mantendrá un dividendo mínimo de 0,60 euros por acción en el periodo entre 2015 y 2018, sin excluir la posibilidad de un incremento dependiendo de la evolución del Ebitda.

El mercado está pendiente de las explicaciones de Orange. A la apertura, las acciones de la empresa ceden en torno a un 0,5%. No obstante, desde principios de año acumulan una revalorización superior al 8% hasta 15,30 euros. En este sentido, la empresa alcanzó su máximo en Bolsa en más de 15 años a finales de febrero, con un precio de 16,45 euros.

Normas
Entra en El País para participar