El capex superará el 19% de los ingresos

Las telecos europeas mantendrán la tensión inversora durante 2015

Moody’s mantiene la perspectiva negativa para el sector en el Viejo Continente

Un hombre habla por su móvil en una calle de Madrid.
Un hombre habla por su móvil en una calle de Madrid.

La industria europea de las telecomunicaciones volverá a vivir en 2015 un año de fuertes inversiones en infraestructuras de nueva generación. Así, la agencia Moody’s prevé que el capex de las operadoras permanezca en el entorno del 19% de sus ingresos entre los próximos 12 y 18 meses.

Las compañías del sector deben todavía completar los despliegues de redes de telefonía móvil 4G y expandir sus infraestructuras de banda ancha fija, especialmente de fibra óptica, según explica Carlos Winzer, vicepresidente de Moody’s, quien indica que las telecos están registrando una fuerte demanda de conexiones de banda ancha de alta velocidad.

Las compañías tienen en marcha planes. Telefónica, por ejemplo, anunció un aumento de las inversiones en 2015, y situó el ratio de capex frente a ingresos en el 17%. También Deutsche Telekom señaló a finales de febrero en su encuentro con inversores que su capex aumentará a una tasa anual de entre el 1% y el 2% en el periodo entre 2014 y 2018.

En términos generales, Moody’s mantiene la perspectiva negativa sobre la industria de las telecos en la región de Europa, Oriente Medio y África (EMEA). La agencia prevé que la caída de ingresos en el sector se ralentice durante 2015 y registre una bajada media de entre el 0,5% y el 2%, excluyendo adquisiciones. En este sentido, advierte de que el lento crecimiento económico en la mayoría de países de la zona euro continuará frenando el gasto de los consumidores, limitando el crecimiento de las telecos en el área residencial. Según Moody’s, la fuerte correlación entre la perspectiva macroeconómica y el crecimiento de las operadoras permanece.

Para que la perspectiva mejore hasta estable, las operadoras deberían registrar un crecimiento sostenible en sus ingresos de entre el 1% y el 3%, además de una mejora del escenario operativo y un mayor respaldo regulatorio. Asimismo, para que la perspectiva ascendiese a positiva, las telecos deberían registrar aumentos de ingresos por encima del 3%, reforzados por medidas para rentabilizar el crecimiento de la demanda.

De igual forma, Winzer explica que ya se han empezado a producir los primeros signos de estabilidad en los precios. En su opinión, los operadores alternativos, que iniciaron las guerras de tarifas, han ganado ya una ciota de mercado razonable. Ahora, el reto de las grandes telecos es extraer el máximo valor a través de ofertas de productos diferenciados.

Asimismo, la presión regulatoria para las telecos disminuirá, en la medida que aumente la competencia por parte de las operadoras de cable o de las compañías de internet (OTT en el acrónimo anglosajón), entre las que figuran Skype, WhatsApp (Facebook) y Netflix. Al mismo tiempo, las reducciones de las tarifas de interconexión móviles ya se están empezando a quedar atrás.

Con respecto a la propia estructura del sector, el experto de Moody’s espera más fusiones y adquisiciones durante 2015, especialmente en los países donde todavía hay cuatro grandes operadoras. En este sentido, el proceso de consolidación en el Viejo Continente se ha visto acelerado por la implantación de las ofertas convergentes fijo-móvil, según Moody’s, que advierte también sobre la limitada flexibilidad financiera de las grandes compañías del sector.

Las operadoras, ante el reto de la rentabilidad

Las operadoras se enfrentan en Europa al reto de mantener la rentabilidad dentro del complicado escenario actual, marcado por la fuerte presión que la caída de precios ejerce sobre los ingresos. En este sentido, la agencia Moody’s cree que los márgenes de Ebitda de las grandes telecos permanecerán estables durante los próximos tiempos.

De esta manera, la firma cree que estos márgenes se situarán en el entorno del 35% de media en 2015, en línea con la evolución de 2014 y ligeramente por encima de 2013, apoyados por la reducción de los gastos operativos, el aumento del ratio de penetración del smartphone y el incremento de los ingresos procedentes del negocio de los datos móviles.

Además, Moody’s indica que los márgenes también se verán favorecidos por el menor mantenimiento tecnológico, la reducción de subsidios en la adquisición de terminales, y la mayor eficiencia de los gastos comerciales.

Normas