La trampa de la Ley de Segunda Oportunidad para los autónomos

Ayer fue presentada, en el Congreso de los Diputados, la Ley de Segunda Oportunidad. En el texto del proyecto de ley se especifica que las deudas que se tengan con Hacienda y la Seguridad Social quedan excluidas. Son las deudas más comunes entre autónomos y pequeñas empresas, que no entienden que precisamente las más comunes queden fuera de la normativa.

La trampa de la Ley de Segunda Oportunidad para los autónomos

El Ministro de Hacienda y Competitividad, Luis de Guindos, presentó en el Congreso de los Diputados la tan comentada Ley de la Segunda Oportunidad. A expensas de su aprobación definitiva, esta nueva normativa surge con el objetivo de que aquellas personas físicas o jurídicas que pusieron en marcha un negocio, y que han fracasado, no estén endeudadas toda la vida, y puedan retomar una actividad empresarial y salir hacia delante, sin tener que hacer frente a esas deudas.

Las deudas públicas, excluidas de la Ley de Segunda Oportunidad

Este proyecto de ley supondría una oportunidad para muchos emprendedores o empresarios de pequeñas o medianas empresas que se han visto obligados a cerrar durante la crisis económica, para que puedan comenzar de nuevo, sin tener que pagar todas las deudas que tienen. Sin embargo, en el texto se especifica que las deudas con Hacienda y la Seguridad Social quedan excluidas, es decir, que a estas sí habría que hacer frente en cualquier caso. El problema, es que la mayoría de las deudas que tienen los emprendedores y empresas son con estas instituciones.

Los autónomos solicitan eliminar la especificación

Por ello, el colectivo de los autónomos solicitan que estas deudas tampoco se tengan en cuenta en la Ley de Segunda Oportunidad y se pueda comenzar de nuevo con la tarifa plana para trabajadores autónomos. El Vicepresidente de la de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Andalucía (ATA), Rafael Amor, ha mostrado públicamente su disconformidad con la normativa, asegurando que no incluir en la Ley los créditos públicos, afecta directamente a “la mayoría para los trabajadores por cuenta ajena”.

ATA pide que la Ley de Segunda Oportunidad vaya unido a la tarifa plana

ATA también puso de manifiesto la necesidad de que el reemprendimiento se facilite para el autónomo o empresario. Siempre que se demuestre que la persona cerró el negocio de buena fe, se solicita que pueda acoger a la tarifa plana para poder pagar 50 euros de cuota en lugar de 260 euros, para los jóvenes o los mayores de 50 años.

Normas