La clave es comprometer lo mínimo la deuda y caja de OHL

Villar Mir quiere un Four Seasons en el ministerio de Churchill

La inversión total se acerca a los 1.000 millones de euros

El edificio ha sido arrendado por 250 años a la empresa española y su aliada Hinduja

Sede del Old War Office en Londres, donde OHL e Hinduja construirán un hotel.
Sede del Old War Office en Londres, donde OHL e Hinduja construirán un hotel.

Juan Miguel Villar Mir sueña con construir el hotel más lujoso de Londres en el edificio del Old War Office (Ministerio de Guerra), en el corazón de Westminster, desde el que Winston Churchill lideró la resistencia británica contra la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Su apuesta es por la cadena Four Seasons, aunque reconoce no tener nada atado. El edificio, con 1.100 estancias y más de tres kilómetros de pasillos, está situado en el 57 de Whitehall, data de 1906 y engrosó la lista de activos transferibles del ejército británico en agosto de 2013. El traspaso –en realidad un contrato de arrendamiento por 250 años– se cerró el pasado diciembre por unos 300 millones de libras (421 millones de euros), aunque no hay cifras oficiales.

El conglomerado indio Hinduja figuraba entre un ramillete de grupos interesados, formando equipo con OHL para asegurarse experiencia en el desarrollo de complejos hoteleros de lujo y hacer más digerible el trago.

La empresa aliada de Villar Mir es propiedad de cuatro hermanos (Srichand, Gopichand, Prakash y Ashok Hinduja), cuyas fortunas se han fraguado en múltiples negocios financieros e industriales. Forman parte del club de multimillonarios de Londres, están muy activos en el mercado inmobiliario y últimamente también en el de las energías renovables.

Tampoco hay cifras oficiales en lo que toca al coste de la reforma, ante lo que se ha especulado con presupuestos cercanos a los 400 millones de libras (560 millones de euros). Las nuevas propietarias del inmueble se han comprometido a respetar el despacho de Churchill.

Presencia en la zona

Los primeros pasos apuntan a la negociación con la citada Four Seasons, referencia de la excelencia hotelera, para levantar un establecimiento de cinco estrellas. La zona es de las mejores de la capital británica, a escasos metros de la residencia del Primer Ministro en Downing Street. En definitiva, uno de los cogollos más caros de Europa.

Four Seasons colabora ya con OHL al gestionar uno de los hoteles del complejo turístico mexicano Mayakobá y tiene un acuerdo con la compañía española para instalarse en el centro de Madrid con un hotel en el complejo Canalejas. La cadena cuenta ya con los hoteles Park Lane y Canary Wharf en Londres.

En el proyecto londinense de Hinduja y OHL no hay espacio para instalaciones comerciales, como sí lo hay en el madrileño. Lo que sí incluirá el Old War Office es apartamentos de lujo.

A la compañía española le ha llegado esta nueva oportunidad para desarrollar un complejo exclusivo, como el que tiene en la Riviera Maya y el que ejecuta en Madrid, en plena campaña de austeridad. OHL trata de convencer al mercado, especialmente a las agencias de rating, de que su deuda con recursos está embridada por debajo de tres veces el ebitda con recurso. El presidente Villar Mir asegura que solo ACS presenta en España mejores ratios que los suyos en el sector de infraestructuras.

Compartir el esfuerzo inversor con Hinduja alivia la carga. En cuanto a su parte, OHL planea aportar un 30% en fondos propios y financiar con deuda bancaria el 70% restante. Tanto el consejero delegado de OHL Construcción como el responsable financiero del grupo, Josep Piqué y Enrique Weickert, respectivamente, están seguros de que habrá tortas en la City por respaldar el proyecto. Se consigue, de este modo, comprometer al mínimo la caja de la compañía. El plan estratégico 2015-2020, presentado por OHL el pasado 2 de marzo, limita el capex de las divisiones de Construcción y Desarrollos en 300 millones en el periodo.

En cuanto al endeudamiento, OHL podría desprenderse de activos maduros de OHL Desarrollos en México para aliviar la situación. En última instancia está la baza de traspasar el Old War Office a Grupo Villar Mir una vez construido para que no pese sobre el balance de OHL.

Recorte de costes para el Gobierno británico

El personal del Ministerio de Defensa que sigue trabajando en el emblemático Old War Office de Londres tiene todo 2015 para pasar a otras dependencias públicas. Desde el Gobierno se ha calculado que el ahorro, con el cierre de la vieja sede ministerial, se sitúa entre ocho y diez millones de libras anuales (de 11,2 a 14 millones de euros) solo en labores de mantenimiento.

El Gobierno encargó la venta del inmueble a la compañía especializada GVA, filial del grupo de infraestructuras Bilfinger. La premisa era que el uso por parte del arrendatario, prácticamente a perpetuidad (el contrato es de 250 años), fuera residencial u hotelero. Londres ronda una ocupación hotelera del 80%, según informes de diversas consultoras. El futuro cinco estrellas del Ministerio de Guerra será uno de los mejor ubicados de la ciudad.

Normas