La facturación del gran consumo cae el 0,4%

La bajada de precios frena a la marca blanca

La marca blanca, conocida también como de distribuidor, ha sido un refugio para el consumidor durante los años de crisis. Ha ido ganando cuota de mercado año tras año a buen ritmo impulsadas por el menor precio y su calidad aceptable. En 2014, por primera vez en 20 años, su crecimiento se estancó. La caída de los precios generalizada hizo que crecieran más las marcas de fabricante mientras que las bancas apenas lo hicieron un 0,1%.

Esta es la principal conclusión que se extrae del estudio Nielsen 360 presentado hoy en Madrid. Otro de los puntos que señala el documento es que la facturación del gran comsumo, que engloba a la alimentación, las bebidas, la perfumería y la droguería; cayó un 0,4% durante el año pasado. Una bajada que se produjo pese a la subida de las cantidades consumidas del 0,7%, debido a una caída de los precios del 1,1%.

Precisamente en ese descenso del coste en todas las marcas pone el foco el estudio para explicar el estancamiento de la marca blanca en España. Alfonso Delgado, responsable de nuevos mercados de Nielsen y redactor del estudio, afirmó ayer que al igualarse el precio, se ha acudido más a la marca de fabricante. El estudio defiende que el mejor comportamiento de las grandes marcas se debe a las promociones que estas han efectuado a lo largo del año y que han llegado a los usuarios. “Las promociones han salvado al sector”, argumentó Delgado durante la presentación. “Los fabricantes son los que han hecho el mayor esfuerzo”, defendió.

Los resultados del estudio evidencian un cambio en el comportamiento del consumidor respecto a años anteriores. Los usuarios van más veces a la tienda pero compran menos cantidad en cada viaje. Los encargados del documento afirmaron que se debe a una intención por controlar el gasto. El 75% de la población afirmó que ha cambiado sus hábitos, 20 puntos más que en Francia o Gran Bretaña, pero en la línea de Alemania e Italia.

El estudio evidencia, además, una paradoja ya que el 72% de la población considera que los precios de la alimentación han subido y el 66% dice controlar el precio de los productos. “Esto se debe a que el poder adquisitivo no ha cambiado y la percecpión es distinta”, afirmó Gustavo Núñez, director general de Nielsen en España y Portugal.

Los autores del estudio defienden que se está produciendo una “batalla por lo fresco”, ya que este producto gana más atractivo. Los supermercados potencian más su ofererta en esta franja y ganan terreno al comercio tradicional, que tenía fuerza gracias a la tienda del barrio. En esta franja, en 2014 cayó el consumo de la carne, el pan y los huevos y creció en frutas, verduras y pescado.

Según el estudio, hay 60.095 puestos de venta de gran consumo en España, 170 menos que hace un año. En el universo de alimentación, la cifra subió hasta los 49.662, 124 más que en 2013, gracias al buen ritmo de aperturas y pese a la pérdida de 183 establecimientos tradicionales. Frente a ello, las droguerías y perfumerías se quedaron en 10.433, 294 menos que un año antes, bajando tanto en las grandes cadenas como en las tradicionales.

Buen comienzo de año

El documento pone de relieve un buen comienzo de año del sector, con una subida tanto en facturación (un 1,3% más) como en cantidad (un 2,1%). “El año acabará con una cierta recuperación, aunque lenta”, ha afirmado Núñez en la presentación. “Las aperturas y el dinamismo del sector ayudarán”.

Pese al estancamiento que vive el gran consumo, los autores del estudio consideran que existen ejes que van a crecer en el futuro. El estudio señala que el consumo crecerá en los productos de salud como muesli, integrales, etc. así como en el cuidado de personas mayores. También, al seguir parado el ocio, los snacks, el hielo o los aperitivos, subirán para su consumo en casa. Los productos relacionados con la comodidad (como la comida precocinada) y los gourmet crecerán sus ventas, según Nielsen.

El estudio analiza también el comercio online en el sector del gran consumo. Las compras por internet están muy por debajo de otros sectores como el textil y los viajes y solo suponen un 0,6% del total, frente a Francia o Reino Unido donde suponen un 5%. Sin embargo, el documento evidencia que el 35% de los compradores acuden a las páginas web de los supermercados para conocer ofertas, buscar recetas y otros servicios.

El consumo fuera del hogar, conocido como horeca, se estabilizó tras caer de forma continuada desde el año 2008. Solo en los últimos cinco años han desaparecido 25.000 establecimientos. Sin embargo, 2014 cambió la tendencia. “Es una recuperación modesta”, explica Delgado, ya que ha crecido apenas un 0,3%. En cuanto a las bebidas que se consumen, crecen las no alcohólicas (un 1,1%) y las de baja graduación (un 0,3%) mientras que las de alta graduación caen un 5,1%. Solo se salva la ginebra, impulsada por el llamado “efecto gintonic”.

Normas