Por el concurso percibieron 18 millones

Los tres liquidadores de Martinsa recibirán cerca de seis millones en total

Cartel de Martinsa Fadesa en una promoción.
Cartel de Martinsa Fadesa en una promoción.

Los tres profesionales del derecho concursal nombrados por el juez como liquidadores de Martinsa Fadesa, Angel Martín Torres (KPMG), Antonio Moreno Rodríguez, y la abogada Antonia Magdaleno, los mismos que se encargaron del concurso de la inmobiliaria, recibirán menos de dos millones de euros cada uno por su labor, de acuerdo a estimaciones calculadas por este diario y expertos en materia concursal consultados. La cantidad es muy inferior a la que recibieron por su gestión del concurso de la compañía (más de 18 millones de euros en total), debido al menor activo con el que la empresa entra en fase de liquidación.

La retribución de los administradores concursales, o liquidadores, está delimitada por el Real Decreto 1860/2004 de seis de septiembre, que establece dicha retribución en función del pasivo y del activo de la concursada (a mayor activo y pasivo, mayor retribución).

La norma establece que para empresas en concurso con activo superior a los 1.000 millones de euros, los administradores recibirán 0,91 millones de euros más un porcentaje del 0,025% aplicable al resto del activo. En el caso de Martinsa, el activo con el que la compañía encara la liquidación asciende a 1.249,2 millones, lo que supone que cada administrador recibirá además de los 0,91 millones el 0,025% de 249,2 millones (62.300 euros).

El Real Decreto regula que para compañías en concurso con un pasivo superior a los 1.000 millones de euros, cada administrador recibirá 120.000 euros más el 0,003% del resto de pasivo. En el caso de Martinsa el pasivo asciende a 6.995 millones, según las últimas cuentas que ha presentado a la CNMV. Con lo que cada administrador percibirá además de los 0,12 millones el 0,003% de 5.995 millones, casi 180.000 euros, en total, 300.000 euros por el pasivo.

La suma de las retribuciones establecidas por activo y pasivo resulta una cantidad de 1,5 millones de euros por administrador. De acuerdo a expertos en materia concursal, el magistrado dada la complejidad del proceso podría aumentar esa cantidad.

En todo caso, en su auto de liquidación el juez Pablo González-Carreró, del mercantil número uno de La Coruña, indica que la retribución máxima correspondiente a la fase de liquidación por cada administrador “no podrá exceder el 90% de la que, según los nuevos valores, correspondería a la fase común”, aun en el caso probable de que el proceso de liquidación de Martinsa se prolongue durante más de un año. Además añade que se procurará “acompasar las percepciones correspondientes a la retribución arancelaria al estado de la liquidación, de modo que no se produzcan por esta causa tensiones de tesorería que pudieran desbaratar el funcionamiento de la empresa (...)”.

El Real Decreto precisa que la retribución de los administradores durante cada uno de los seis primeros meses de la fase de liquidación será equivalente al 10% de la retribución aprobada para la fase común. A partir del séptimo mes desde la apertura de la fase de liquidación sin que hubiera finalizado esta, la retribución de los administradores durante cada uno de los meses sucesivos será equivalente al 5%.

La diferencia entre la retribución que percibirán los administradores en la fase de liquidación en comparación con la de tramitación del concurso, más de seis millones cada uno, se encuentra en la diferencia del activo con el que Martinsa entró en concurso (9.200 millones) frente al que posee para encarar la liquidación. Además en la fase de concurso la minuta se incrementó un 5% por la complejidad del proceso.

La liquidación de Martinsa Fadesa supone el mayor proceso de liquidación de una empresa en España. La compañía presidida por Fernando Martín cerró el pasado ejercicio con un patrimonio neto negativo de 4.603,4 millones de euros, (4.288,6 millones en 2011), y perdió 313,6 millones (un 51,9% menos que en 2013).

El juez del concurso del grupo deja el juzgado

Pablo González-Carreró pasará a la historia judicial española por haber estado a cargo del mayor concurso empresarial producido en el país. El magistrado del mercantil número uno de La Coruña fue nombrado juez del concurso de Martinsa Fadesa en 2008. En sólo tres años la empresa logró acordar convenio de pago con sus acreedores y escapar de esa situación concursal en la que se encontraba. El magistrado declaró la pasada semana finalmente la entrada en fase de liquidación del grupo inmobiliario después de que este no haya sido capaz de cumplir con el convenio de pago acordado en los dos últimos años.

González-Carreró abandonará en los próximos días el mercantil de La Coruña, al haber sido ascendido a la Audiencia Provincial de La Coruña. Desde el Tribunal Superior de Justicia de Galicia se ha confirmado esta información a este diario indicando que el nombramiento aparecerá en los próximos días en el BOE. De esta manera González-Carreró no estará al frente de la mayor liquidación de una empresa española.

Además de dictar el concurso, salida del mismo, y liquidación en autos de Martinsa Fadesa, González-Carreró también trabajó en la demanda que la compañía presentó en 2011 contra Manuel Jove y Antonio de la Morena, expresidente y exconsejero delegado de Fadesa. Martinsa reclamó 1.536 millones de euros por entender que en la venta de Fadesa a Martinsa (en 2007, por 4.045 millones) se habían incluido activos mal valorados. El juez admitió la demanda en marzo de 2011 y en febrero de 2012 la desestimó íntegramente condenando a la empresa a pagar las costas. La Audiencia Provincial y el Tribunal Supremo, este año, tomaron la misma decisión.

Normas