La factura electrónica obligatoria en la Administración Pública

La Administración Pública se actualiza

La Administración Pública se actualiza

Adaptarse a los nuevos tiempos es no solo necesario sino casi inevitable. Las nuevas tecnologías están cada vez más presentes en todos los ámbitos y procesos de la vida, y la Administración Pública no podía quedarse atrás. La posibilidad de realizar las gestiones de forma telemática es un gran avance que aporta múltiples ventajas como por ejemplo aumento en la agilidad en los trámites, comodidad, ahorro de tiempo y desplazamientos…

Los tiempos cambian y con ellos los hábitos y necesidades de los ciudadanos, así como las de las administraciones públicas que cada vez hacen una apuesta más fuerte por el ahorro de tiempos y de costes en papel y envíos postales, por ello ponen en marcha mecanismos como por ejemplo la factura electrónica o poder crear una empresa con tan solo un ordenador y una conexión a Internet.

¿Qué es la factura electrónica y quién debe hacerla?

Si se es proveedor de la Administración Pública obligatoriamente sí. Si además eres un empresario que quiere optar por esta opción, también es posible. La administración pública ha dado carpetazo –y nunca mejor dicho- a las facturas en papel. Se trata de una decisión que se toma y entra en vigor a mediados de enero para poder dar más transparencia y agilidad a los pagos de los proveedores de la Administración. Es una factura que tiene los mismos efectos legales que la tradicional factura en papel y que justifica la prestación de servicios o bien la entrega de bienes, lo único que la diferencia es que se expide y se recibe de manera electrónica.

Desde el Gobierno apuntan a que estas facturas tienen unos beneficios claros como por ejemplo acortar los plazos de tramitación y sobre todo de cobro, reducir el número de posibles errores humanos, facilitar el acceso de forma ágil y rápida a las facturas almacenadas, ayudar a la lucha contra el fraude, mejorar de la gestión, modernizar la economía, contribuir al cuidado del medio ambiente ya que se elimina el consumo en papel y la necesidad de transporte del mismo, reducir costes (impresión y envío postal) y además favorecer el desarrollo de la Sociedad de la Información.

Crear una empresa telemáticamente

Otra de las posibilidades que Internet ofrece y la Administración también es la de poder crear tu propio negocio a través de Internet. No nos referimos a que la empresa sea online, sino que los trámites necesarios para crear la empresa puedan ser realizados desde la distancia tan solo necesitando un punto de acceso a Internet. Eso sí, no todos los tipos de empresa pueden ser creados así. De momento hay solo tres formas jurídicas que pueden ser creadas online, y son la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL o SRL) –en este caso hay que realizar un trámite en el Registro Mercantil que es la obtención negativa del nombre de la sociedad- , la Sociedad Limitada Nueva Empresa y el Empresario Individual (Autónomo).

Para ello también es necesario obtener el Documento Único Electrónico (DUE) que se trata de un documento que engloba una serie de formularios necesarios y que hay que cumplimentar para los posteriores trámites. La creación de empresas a través de la red es una forma de agilizar y simplificar la creación de un negocio. Simplificar y hacer más fácil las cosas es siempre de agradecer.

Aún hay retos por delante

Aunque la Administración Pública poco a poco se va modernizando y adaptándose a los nuevos tiempos y a las nuevas tecnologías, aún falta mucho camino por recorrer. Y es que según el barómetro “Medios de pago electrónicos en las Administraciones Públicas españolas” que ha llevado a cabo MasterCard, únicamente el 36,8% de las administraciones admite el pago de servicios públicos con tarjeta, a pesar de reconocer que contribuye a dar más facilidades y mejor servicio al ciudadano. Según este mismo barómetro, los pagos que se realizan más habitualmente con tarjeta son las tasas municipales e impuestos. La administración admite que los medios de pago electrónicos solo representan el 17,1% de sus pagos.

Normas