Mounir Fakhry Abdel Nour, ministro de Industria de la República Árabe de Egipto
Mounir Fakhry Abdel Nour, ministro de Industria de Egipto.
Mounir Fakhry Abdel Nour, ministro de Industria de Egipto.

“Las empresas necesitan un banco español en Egipto”

El ministro de Industria de la República Árabe de Egipto ha visitado España, donde se ha reunido con su homólogo, José Manuel Soria, para analizar las relaciones comerciales entre ambos países. Además, el responsable egipcio asistió a una reunión con el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, y el vicepresidente de CEOE, Juan Pablo Lázaro, donde se firmó un memorando de entendimiento con el objetivo de crear un consejo empresarial entre España y Egipto.

En una entrevista con CincoDías, Abdel Nour explica el buen estado de salud de las relaciones económicas entre Egipto y España y, además, señala la necesidad del establecimiento de algún banco español en el país norteafricano.

Pregunta. ¿Cuáles han sido los resultados de su reunión con las autoridades y los empresarios españoles?

Respuesta. He obtenido conclusiones similares tras mis reuniones con todos ellos. En primer lugar, hay un enorme potencial en las relaciones económicas entre España y Egipto, que deberían ser desarrolladas para obtener el mejor interés para ambos Estados. Además, percibo mucha voluntad, tanto por parte de España como de Egipto, de aumentar la cooperación entre ambos países. Por un lado, los empresarios han descubierto el enorme número de contratos disponibles y las oportunidades de inversión existentes en Egipto. Y por otro, las autoridades se muestran dispuestas a dar apoyo a la comunidad empresarial española en sus esfuerzos para ganar contratos y entrar en nuevos mercados.

P. ¿Hay muchas empresas españolas establecidas en Egipto?

R. Se pueden encontrar unas cuantas, pero tendría que haber muchas más. En esta visita he expuesto a las autoridades españolas que sería extremadamente beneficioso para el sector empresarial del país tener un banco español establecido en Egipto. Este podría financiar las adjudicaciones que obtengan. Además, estoy convencido de que hay mucho mercado para las compañías españolas especializadas en energías renovables, ya que ahora estamos liberalizando el sector de la electricidad y hemos abierto la puerta a operadores privados.

P. ¿Cuenta Egipto con alguna estrategia o medida para atraer a empresas españolas (pequeñas, medianas o grandes)?

R. El país dispone de recursos para atraer los intereses de inversores y proveedores de servicios, así como la transferencia de conocimiento. Para ello, ha realizado reformas económicas, ha restaurado la confianza de los inversores y ha facilitado el hacer negocios en Egipto. Esto demuestra la seriedad del actual Gobierno.

P. ¿Cuáles son las opciones que ofrece Egipto al inversor español? ¿Cuáles son los sectores más fuertes?

R. El país cuenta con proyectos de infraestructuras (carreteras, puentes, túneles y edificios), así como un enorme programa energético para desarrollar la industria y diversificar las fuentes energéticas. Prestamos mucha atención a las renovables –solar y eólica–, que alternamos con la producción a partir de fuentes tradicionales como el gas o el carbón. También, estamos estudiando la posibilidad de poner en funcionamiento próximamente una planta nuclear.

P. ¿De qué forma podrían aumentar las exportaciones españolas hacia Egipto?

R. Eso depende fundamentalmente de las firmas españolas. La demanda está ahí. Egipto cuenta con un gran mercado compuesto por 90 millones de consumidores, que necesitan de todo tipo de productos. Pero, antes que recomendar la exportación de bienes y productos fabricados en España, animaríamos a los empresarios a ejecutar proyectos en Egipto, bien en infraestructuras, en industria o en el sector servicios. Para potenciar este tipo de iniciativas, tenemos diversos esquemas de financiación, que incluyen la colaboración público-privada o la inversión directa a largo plazo, entre otros modelos.

“Nuestra economía crecerá en 2017 un 6% o más”

“Egipto no ha llegado a sufrir la recesión económica global, pero sí ha tenido un descenso en su crecimiento”, señala el ministro de Industria egipcio.

El país crecía hasta 2008 a un ritmo alrededor del 7% pero, tras la caída del régimen de Hosni Mubarak con la denominada primavera árabe de 2011, su Producto Interior Bruto empezó a aumentar solo un 2,1% interanual, “algo totalmente insuficiente para absorber las enormes cifras de ciudadanos egipcios que quieren entrar cada año al mercado laboral”, según el responsable.

Por ello, se han abierto nuevas oportunidades profesionales, ya que el país “necesita crecer a una tasa superior”. El ejecutivo egipcio prevé que sus políticas de inversión le permitirán alcanzar a medio plazo el objetivo de un 6% anual.

Aunque el ministro Abdel Nour subraya que en el último trimestre de 2014 Egipto creció un 6,8%, las previsiones para el presente ejercicio se sitúan entre el 3,8% y el 3,9%. “Pero tenemos la esperanza de que aumentará hasta mantenerse en un 6% a partir de 2017”, insiste.

Preguntado sobre si el país norteafricano puede resultar caro para los españoles que residen allí, el ministro se muestra rotundo: “Egipto es muy barato si se compara con España”. Y añade que las compañías españolas no deberían experimentar dificultades a la hora de afrontar sus gastos en Egipto.

Normas
Entra en EL PAÍS