No prevé adelantar liquidez a Atenas este mes

Bruselas ve insuficiente el plan de reformas de Grecia

Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo
Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo REUTERS

La reunión que celebra mañana el Eurogrupo en Bruselas apunta a un nuevo encontronazo entre Grecia y sus socios europeos. El ministro griego de finanzas, Yanis Varoufakis, presentará su plan de reformas inmediatas, con el que pretende aumentar la recaudación de impuestos sin descuidar el plan de ayuda social prometido a los ciudadanos. Varoufakis ha enviado al presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, una carta con siete puntos sobre medidas que quiere aplicar de manera acelerada y con las que cumplir los dos grandes objetivos que le reclaman sus acreedores: combatir el fraude fiscal y ajustar las cuentas públicas.

Grecia accedió a la prórroga del actual segundo rescate al país por otros cuatro meses más, hasta finales de junio. Y a cambio debe presentar un plan de reformas, que Bruselas espera incluya aumento de impuestos y pensiones más bajas. Los socios del Eurogrupo ya han manifestado su decisión de no adelantar nuevos fondos a Atenas. No hasta haber quedado plenamente satisfechos con los compromisos del nuevo gobierno griego, algo que no parece inmediato a la vista de las reacciones que ha despertado la carta de propuestas enviada por Varoufakis.

En opinión del vicepresidente de la Comisión Europea (CE) para el Euro y el Diálogo Social, Valdis Dombrovskis, las propuestas de reforma del Gobierno griego son insuficientes. “Carta arriba, carta abajo, no cambia mucho”, agregó Dombrovskis en declaraciones al diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung. Y advirtió que cada una de las reformas debe ser decidida, aprobada por el Parlamento y puesta en práctica de forma concreta.

El presidente del Eurogrupo, el holandés, Jeroen Dijsselbloem, también advirtió el domingo que no está previsto ningún desembolso de ayudas a Grecia en este mes de marzo. Atenas no lograría por tanto en el encuentro de hoy ni siquiera los 1.900 millones de euros de beneficio del programa de compra de deuda griega de los bancos centrales. Tampoco hay señales de que el Banco Central Europeo (BCE) vaya a permitir a Grecia elevar el techo de emisión de letras del tesoro para poder financiarse a corto plazo. Y marzo es un mes complicado para Atenas, en el que debe afrontar vencimientos por 6.000 millones de euros, entre la devolución de crédito al FMI por 1.500 millones y el vencimiento de emisiones de letras del tesoro.

Ante las nuevas dificultades a las que se enfrenta el ejecutivo de Alexis Tsipras, ha ido subiendo el tono de las declaraciones previas a la reunión de hoy del Eurogrupo. En una entrevista al diario italiano Il Corriere della Sera, Varoufakis afirmó que si Bruselas no acepta el plan propuesto por Grecia “podrían existir problemas”.  “Como ya ha dicho el primer ministro (griego, Alexis Tsipras), no estamos pegados a los asientos. Podemos celebrar de nuevo elecciones. Podemos convocar un referéndum” (sobre el euro), señaló Varukafis.

Normas
Entra en El País para participar