Los beneficios de Berkshire caen un 17% en el cuarto trimestre

Buffett: "Mi sucesor tendrá que luchar contra la arrogancia y la complacencia"

Warren Buffett en la junta anual de accionistas de Berkshire Hathaway en 2008.
Warren Buffett en la junta anual de accionistas de Berkshire Hathaway en 2008. REUTERS

El multimillonario Warren Buffett ha publicado su carta anual a los invesores de Berkshire Hathawayen la que reconoce que tanto el consejo de administración como él ya están de acuerdo en la persona que le sucederá al frente del grupo -el día que muera o renuncie, afirma- y apunta que en aspectos importantes "esta persona hará el trabajo mejor que yo".

Buffett reconoce que su sucesor necesitará la fortaleza para luchar contra el "ABC de la decadencia de los negocios: la arrogancia, la burocracia y la complacencia" y pone como ejemplo la caída desde "sus días de gloria" de empresas como General Motors e IBM.

El inversor celebra este año el 50 aniversario de la carta anual que envía a sus accionistas desde que se hiciera con la dirección del conglomerado empresarial que transformó desde una empresa textil a un imperio en expansión.

El vehículo inversor de Buffett redujo sus ganancias un 17% en el cuarto trimestre del año hasta los 4.160 millones de dólares.Sus ingresos se incrementaron un 3% en el periodo, hasta 48.260 millones de dólares. En el ejercicio, Berkshire ganó un 2% más hasta 19.870 millones de dólares.

El estadounidense, que tiene participaciones en empresas como Coca-Cola, IBM, Heinz y American Express, compró en diciembre del año pasado la empresa de pilas Duracell y la marca de motocicletas Devlet Louis Motorradvertriebs.

Buffett realiza un recorrido por el pasado, presente y futuro del grupo inversor en la carta en donde asegura que el precio pagado por él en 1964 por Berkshire fue "una decisión estúpida". El inversor reconoce en las páginas que nunca ha tenido una discusión con el vicepresidente de la junta de Berkshire Hathaway, Charlie Munger. Y acaba concluyendo que en los últimos 50 años ha sido mucho más seguro invertir en una cartera diversificada de empresas estadounidenses que en bonos, cuyo valor ha estado atado al dólar.

Normas