Tiene hasta el 13 de marzo para evitar la liquidación

Reyal cerró 2014 con patrimonio negativo de 3.130 millones

Rafael Santamaría, presidente de Reyal Urbis, en una imagen de 2008.
Rafael Santamaría, presidente de Reyal Urbis, en una imagen de 2008.

Reyal Urbis protagonizará la segunda mayor liquidación de una empresa española, tras la prevista de Martinsa Fadesa, si no logra en los próximos días adhesiones a su propuesta de convenio.

La inmobiliaria presidida por Rafael Santamaría, en concurso de acreedores desde marzo de 2013, cerró el ejercicio pasado con un fondo de maniobra negativo por importe de 3.310,6 millones de euros. A 31 de diciembre de 2014 el patrimonio neto del grupo era negativo por 3.130 millones de euros. La administración concursal de la compañía valoró en noviembre en 3.978 millones de euros la masa pasiva por distintos créditos. El grupo registró pérdidas de 694 millones de euros en 2014, un 14% menos.

Reyal presentó propuesta de convenio el pasado 13 de febrero, contemplando distintos tipos de pagos a los acreedores y daciones en pago. Los acreedores tienen hasta el 13 de marzo para adherirse a la propuesta de convenio.

“Los administradores de la sociedad, tras elaborar la propuesta de convenio de acreedores, y el plan de viabilidad, se encuentran a la espera de la adhesión de las mayorías necesarias confiando conseguir las mismas para superar el concurso y poder reforzar así la capacidad de hacer frente a sus compromisos en el futuro”, indica la compañía en su informe financiero de 2014.

En la actualidad Reyal Urbis emplea a 65 personas, frente a las 128 en 2013. “Sin duda el ejercicio 2015 y el futuro del Reyal Urbis estará marcado por el resultado final de las adhesiones formalizadas por sus acreedores en el próximo mes a la propuesta de convenio presentada, confiando firmemente la sociedad en su resolución favorable”, señala el grupo.

Normas