El primer ejecutivo deberá permanecer tres años

Applus da a su consejero delegado una opción de pago de 17 millones

Fernando Basabe, consejero delegado de Applus, en la salida a Bolsa del grupo, en mayo de 2014.
Fernando Basabe, consejero delegado de Applus, en la salida a Bolsa del grupo, en mayo de 2014.

La multinacional española Applus, especializada en la inspección y certificación industrial, ha pactado con el consejero delegado del grupo, Fernando Basabe, y dos directivos, el cobro futuro de 1,6 millones de “restricted stock units” (una compensación similar a las opciones sobre acciones) que podrán convertirse en títulos de la compañía. El acuerdo está sujeto a la permanencia durante tres años de los directivos, pagadero proporcionalmente cada mes de mayo de los próximos tres ejercicios. “El valor razonable de las acciones a entregar tras el periodo de tres años al precio de la salida a Bolsa del grupo ascendería a un importe total de 24 millones de euros”, informa el grupo en su informe financiero correspondiente al año 2014.

La parte proporcional de los restricted stock units que correspondería a Basabe equivaldría al pago aproximado de 17 millones de euros, tomando como valor de las acciones entregadas el precio de salida a Bolsa de Applus. La compañía se estrenó en el mercado el pasado mes de mayo a un precio de 14,5 euros por acción. El viernes cerró a 10,97 euros por acción tras dispararse un 8,4% después de presentar resultados anuales.

El pasado mes de octubre, según explica Applus en la información sobre sus cuentas del pasado año enviadas a la CNMV, el grupo contrató un equity swap con una entidad financiera para “cubrir mediante entrega física el coste de adquisición de 0,55 millones de acciones”, parte de las cuales serán entregadas a los directivos el próximo día 9 de mayo. Dicho contrato tiene un coste de 5,4 millones de euros.

El primer ejecutivo de Applus recibió por salario, retribución variable y compensación por la salida a Bolsa del grupo 10,9 millones de euros en total. La dirección del grupo (dos personas) tiene una retribución variable en caso de cumplimiento de ciertas magnitudes financieras durante los años 2014, 2015, y 2016 de 0,65 millones. Applus emplea a 18.599 personas; el gasto total en personal de la multinacional en 2014 ascendió a 830,3 millones de euros.

Applus registró un resultado atribuido de 23,83 millones de euros el año pasado, frente a pérdidas de 170,07 millones de euros en el ejercicio anterior, informó la compañía el viernes a la CNMV.

El beneficio neto ajustado del grupo, comparando la evolución de los negocios con la de los anteriores periodos y eliminando el efecto financiero de partidas no recurrentes, fue de 87,2 millones de euros en 2014, el dobre del registrado en 2013.

La compañía ingresó el ejercicio pasado 1.618 millones de euros, un incremento del 4,4%. A 31 de diciembre de 2014 presenta un fondo de maniobra negativo por 91,5 millones (123,8 millones de fondo de maniobra positivo a 31 de diciembre de 2013). El grupo precisa en sus últimas cuentas que el fondo de maniobra negativo se ha generado “como resultado de un cambio en la estructura financiera de la sociedad”.

La compañía con sede en Barcelona está participada en un 33,5% por firmas controladas por la sociedad de capital riesgo estadounidense Carlyle –dueña en España también de Telecable y que la pasada semana adquirió Grupo Empresarial Palacios Alimentación–, y el fondo GIC Private Limited, del Gobierno de Singapur, con el 6,15%. La firma británica con sede en Londres Threadneedle posee el 5,3% a través de Ameriprise Financial.

Compra en Estados Unidos

Carlyle se hizo con Applus en 2007 en una operación valorada en 1.480 millones de euros. La firma de inversión ha llevado a cabo desde entonces una agresiva política de adquisiciones de empresas por todo el mundo que han ido incrementando el negocio de la compañía; en la actualidad sólo el 16% de los ingresos totales del grupo proceden de España.

El 12 de febrero Applus cerró la adquisición de empresas filiales del grupo estadounidense Integrity Aerospace por 42,3 millones. La operación refuerza la posición del grupo con sede en Barcelona en el mercado estadounidense de ensayos del sector aeronáutico.

Normas