Protección ante malware

Teléfonos más grandes, más modernos... ¿y más seguros?

En 2014 hubo un 25% más de infecciones por software malicioso, la mayoría en móviles Android

Teléfonos más grandes, más modernos... ¿y más seguros?

El comercio móvil crecerá alrededor del 48% en España durante 2015, según el último informe elaborado por PayPal y la consultora Ipsos. Es un porcentaje muy superior al alza que se prevé para el comercio electrónico, el 13% para el mismo periodo. Una tendencia que, además, está siendo generalizada. Las transacciones comerciales a través de smartphones crecen a un ritmo tres veces mayor que el e-commerce, algo que además le convertirá, tarde o temprano, en un método de pago generalizado.

La seguridad, a debate en el MWC 2015

Además de ser una de las citas más importantes a nivel de producto en el panorama tecnológico, el Mobile World Congress de Barcelona también tiene espacio para analizar por dónde irán las tendencias en materia de seguridad en los próximos años. Compañías especialistas en esta materia, como McAfee o Kaspersky, están presentes en la cita. La primera, en el stand de Intel, compañía de la que forma parte desde 2010. Aplicaciones enfocadas a la seguridad, los sistemas de pago por móvil y también los dispositivos vestibles o wearables serán algunos de los temas sobre los que girará la actividad de la compañía durante los días de exposición.

Por su parte, Kaspersky organiza mañana la mesa redonda Generación móvil frente al hostil mundo online. Según las estadísticas de la compañía, el 71% de los niños utiliza algún tipo de dispositivo móvil y cuatro de cada diez niños de entre cinco y 15 años de edad se conectaron a internet el año pasado. Los más jóvenes pasan por ser la víctima preferida por los cibercriminales, ya que no suelen ser conscientes del peligro de riesgos digitales como las amenazas, la difusión de contenidos inapropiados o los casos de acoso cibernético. El evento será en el pabellón CC1-1.3 a las 13:00.

En definitiva, el teléfono móvil va camino de ser, si no lo es ya, el contenedor de todo lo que rodea a la rutina diaria del usuario, ya sean las comunicaciones, el ocio, las compras o los pagos. Sin embargo, aún tiene que despejar las dudas sobre el que puede ser considerado su principal talón de Aquiles:la seguridad. O su percepción de inseguridad. Porque este es el primer motivo por el que los usuarios no utilizan su smartphone como cesta de la compra habitual. El propio informe de PayPal indica que el 28% de quienes realizaron compras durante 2014 no lo hicieron con mayor frecuencia al mostrarse preocupados por la seguridad de los pagos.

Este tipo de dudas siempre han estado asociadas a internet, al menos en la mente del usuario convencional. Los smartphones han conseguido derribar barreras tecnológicas a una velocidad de vértigo: los móviles que se presentarán en este Mobile World Congress en nada se parecerán a los de hace dos o tres años. Pero la necesidad de garantizar la seguridad se acrecienta al mismo ritmo que aumenta su sofisticación.

Como en los ordenadores, los programas maliciosos, conocidos en la jerga como malware, constituyen la principal vulnerabilidad para los dispositivos móviles. Según el último informe de seguridad en el móvil realizado por Alcatel-Lucent, las infecciones por culpa de este tipo de software aumentaron en 2014 en un 25% respecto al año anterior. Sus cálculos establecen que alrededor de 16 millones de dispositivos de todo el mundo están infectados, el 0,68% del total de líneas activas, una cuota pequeña pero que va creciendo dada la “mayor sofisticación del malware, con unos protocolos de actuación más robustos”.

Estas amenazas pueden ser virus que lastren el rendimiento del dispositivo, adware –la aparición constante de anuncios publicitarios que incluso pueden modificar aspectos como la página de inicio del navegador web–, o los programas espías, de los que Alcaltel alerta de su crecimiento: en 2014, seis de los 20 programas de malware más comunes fueron de este tipo. Estos son capaces de monitorizar la localización del teléfono, las llamadas entrantes y salientes, los mensajes de texto, el correo electrónico y el historial de navegación del usuario.

Las aplicaciones móviles suelen ser la principal vía de entrada y, según McAfee, los desarrolladores no están siendo rápidos a la hora de atajar las vulnerabilidades del protocolo SSL, el que cifra las comunicaciones por internet para que estas sean lo más seguras posibles.
McAfee ha analizado 25 aplicaciones con este tipo de vulnerabilidad, algunas “con millones de descargas”, y concluyó que 18 de ellas envían los datos de identificación del usuario por redes no seguras, abriendo un agujero para posteriores ataques. Android, por entorno de código abierto, acapara la gran mayoría de infecciones a través de aplicaciones entre los sistemas operativos móviles.

Alcatel-Lucent prevé que para 2015 tanto los smartphones como los sistemas de almacenamiento en la nube serán objeto de una creciente actividad maliciosa. Descargar apps de sitios y desarrolladores certificados es fundamental para minimizar los riesgos.

Normas