Así se realiza un Habano

  • Regiones como Pinar del Río, a 200 kilómetros de La Habana, se encuentran repletas de plantaciones de tabaco que comienzan a sembrarse en noviembre. En la imagen, la plantación dirigida por Gerardo García, un agricultor de 85 años.
    1Regiones como Pinar del Río, a 200 kilómetros de La Habana, se encuentran repletas de plantaciones de tabaco que comienzan a sembrarse en noviembre. En la imagen, la plantación dirigida por Gerardo García, un agricultor de 85 años.
  • Una vez recolectadas, las hojas se colocan para su secado en barracones donde se controla la humeda. Aquí se quedan un mínimo de 40 días, dependiendo del tipo de hoja y su destino.
    2Una vez recolectadas, las hojas se colocan para su secado en barracones donde se controla la humeda. Aquí se quedan un mínimo de 40 días, dependiendo del tipo de hoja y su destino.
  • Cerca de la plantación, las operarias separan las hojas una vez secas y recogen únicamente las mejores para el Habano.
    3Cerca de la plantación, las operarias separan las hojas una vez secas y recogen únicamente las mejores para el Habano.
  • Las plantas se dividen por tipos y se prensan. En este taller en Pinar del Río trabajan 144 mujeres que hacen el "despalillado", quitar las "venas" de las hojas que se utilizan posteriormente para productos de estética.
    4Las plantas se dividen por tipos y se prensan. En este taller en Pinar del Río trabajan 144 mujeres que hacen el "despalillado", quitar las "venas" de las hojas que se utilizan posteriormente para productos de estética.
  • Un operario coloca las hojas, una vez despalilladas y seleccionadas, para su fermentación. Esta fase fija las propiedades orgánicas de la hoja de tabaco. En este lugar se quedan entre 30 y 90 días.
    5Un operario coloca las hojas, una vez despalilladas y seleccionadas, para su fermentación. Esta fase fija las propiedades orgánicas de la hoja de tabaco. En este lugar se quedan entre 30 y 90 días.
  • Una vez fermentadas y vueltas a secar, las hojas llegan a la fábrica de La Corona, una de las cuatro factorías de Habanos que existen en Cuba. Allí trabajan más de 600 personas que realizan las últimas fases de producción. En la imagen una operaria une las hojas formando los futuros habanos.
    6Una vez fermentadas y vueltas a secar, las hojas llegan a la fábrica de La Corona, una de las cuatro factorías de Habanos que existen en Cuba. Allí trabajan más de 600 personas que realizan las últimas fases de producción. En la imagen una operaria une las hojas formando los futuros habanos.
  • Los tabacos de la misma marca se dividen por tonalidades para brindar a cada caja de unidad. Se trata de un trabajo minucioso enfocado a dar uniformidad a cada una de las cajas. Los trabajadores que cumplen los objetivos pueden quedarse con cinco unidades al día.
    7Los tabacos de la misma marca se dividen por tonalidades para brindar a cada caja de unidad. Se trata de un trabajo minucioso enfocado a dar uniformidad a cada una de las cajas. Los trabajadores que cumplen los objetivos pueden quedarse con cinco unidades al día.
  • La fábrica de La Corona produce 30.000 Habanos al día. En esta fase, una vez prensado, cortado y encapuchado el tabaco, se le coloca el distintivo de la marca y el sello de Corporación Habanos. Cada operaria tiene que colocar 800 etiquetas al día.
    8La fábrica de La Corona produce 30.000 Habanos al día. En esta fase, una vez prensado, cortado y encapuchado el tabaco, se le coloca el distintivo de la marca y el sello de Corporación Habanos. Cada operaria tiene que colocar 800 etiquetas al día.
  • El último paso es el etiquetado, donde los trabajadores sellan y ponen fecha a cada caja, permitiendo diferenciarlas de las piratas que rondan por las calles de La Habana. Desde el primero al último proceso hay un periodo que puede llegar a años.
    9El último paso es el etiquetado, donde los trabajadores sellan y ponen fecha a cada caja, permitiendo diferenciarlas de las piratas que rondan por las calles de La Habana. Desde el primero al último proceso hay un periodo que puede llegar a años.