El sector cree que no hay tiempo para aprobar la ley en el Congreso

Economía retrasa la reforma de las cooperativas de crédito

Sede de la Caja Rural de Castilla-La Mancha en Toledo
Sede de la Caja Rural de Castilla-La Mancha en Toledo

Las cooperativas de crédito dan por aparcada la futura reforma del sector hasta la próxima legislatura. Desde hace más de cinco meses no han vuelto a saber nada de las intenciones de Economía, explican fuentes de las cajas rurales, que añaden que con las próximas elecciones municipales y autonómicas difícilmente se puede avanzar en la futura ley. Economía afirma que la norma (que debe pasar por el Congreso) “sigue en los servicios técnicos”.

El Gobierno parece que ha decidido guardar en un cajón a la espera de tiempos mejores, o más en concreto, de una próxima legislatura, los cambios que había anunciado para el sector de las cooperativas de crédito, únicas entidades que al final no han sufrido una reestructuración en el sistema financiero durante la crisis, aunque es cierto que en las dos últimas décadas varias han pasado por el filtro de la fusión. Eso es lo que aseguran todas las fuentes del sector consultadas, que afirman no saber nada de la nueva regulación desde hace varios meses, pese a que Economía les había comunicado la posibilidad de que en febrero (es decir este mes) estaría ya lista la nueva legislación.

Todas las fuentes consultadas del sector aseguran que ya no da tiempo a aprobar una nueva ley sectorial que debe pasar por el Congreso, menos en un periodo electoral. “El Gobierno tiene cosas más importantes ahora sobre la mesa. Además, en periodo electoral la negociación de esta norma se complica porque puede herir suceptibilidades que podrían ser contraproducentes para obtener o mantener votos en ciertas zonas donde las cooperativas tienen un peso destacado en la economía o en otros aspectos”, señala un destacado ejecutivo del sector. Desde Economía se asegura que la futura norma “sigue su curso en los servicios técnicos del ministerio”.

Hace ya más de un año que el ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció en el Congreso la necesidad de abordar también cambios en la legislación de este pequeño sector financiero, que apenas cuenta con una cuota de mercado del 5%, pero que es muy significativo en algunas regiones de España, sobre todo en las zonas rurales. La troika y el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya habían reclamado también una reforma de este sector, una vez concluida la reestructuración de las cajas de ahorros. Pero transcurridos más de 13 meses, y tras la elaboración de algunos borradores preliminares, las cooperativas de crédito mantienen su misma estructura y normativa de antes de la crisis financiera. Es cierto que la principal entidad del sector y única que supervisa el Banco Central Europeo (BCE), Grupo Cajamar, ha sufrido una completa transformación al depender de una cabecera que es un banco.

También es cierto, que el sector ha reducido el número de entidades tras abordar un proceso de fusiones en los últimos lustros. Pese a ello, mantiene una elevada atomización, según explican varios expertos y fuentes financieras. Una de las ideas iniciales de Economía, de hecho, era impulsar las fusiones de estas entidades y que las más grandes creasen o se transformasen en bancos, caso de Cajamar, pero al final se optó por retirar esta iniciativa “para realizar un borrador mucho más descafeinado”, coinciden varias fuentes. Las cooperativas, en las que se incluyen las cajas rurales, son casi las únicas entidades que dependen del Banco de España, después de que el BCE asumiera en noviembre la supervisión única de los principales bancos de la zona euro.

Uno de los principales puntos de la nueva regulación presentada a las entidades del sector a través de la Unacc –su patronal– hace cinco meses era aumentar la transparencia y las vías para captar capital para aumentar su solvencia. Así, se extremará la vigilancia para la comercialización de las aportaciones de los socios a su capital. La idea es que tengan un gobierno corporativo similar al de un banco.

El presidente de la Unacc, Pedro García Romera, aseguró en una entrevista a la revista de esta patronal publicada recientemente que “buscamos que en este texto (el de la normativa) se mantengan las señas de identidad del modelo cooperativo, que ha demostrado que funciona y es realmente útil en nuestro país”.

 

Normas