El precio real de la vivienda sube por primera vez tras siete años de caídas

Las hipotecas respiran, pero son el 15% de lo que fueron en el boom

Las firmas de hipotecas suben por primera vez en seis años.
Las firmas de hipotecas suben por primera vez en seis años.

Crisis superada. Ese podría ser el sumarísimo resumen de cómo ha transcurrido el año pasado en el mercado hipotecario. Sin embargo, quedan muchos matices por explicar.

La cifra gruesa así lo demuestra. La estadística que elabora el INE sobre el volumen total de créditos hipotecarios suscritos sobre vivienda el año pasado volvió a crecer en 2014 por primera vez desde 2006. Se firmaron un total de 202.954 hipotecas sobre casas, frente a las 199.703 contabilizadas un año antes. Con esta suave mejoría, de apenas un 1,6%, parece que la sequía de crédito llega a su fin, lo cual no quiere decir que el mercado esté próximo a su normalización. Basta solo echar un vistazo a la serie histórica para ver cómo se ha desplomado el peso de esta actividad.

Mientras en 2006 se contrataron más de 1,34 millones de hipotecas, el año pasado apenas se cerró con esas 202.954, el 15% de ese máximo alcanzado en plena euforia del mercado inmobiliario, impulsada por una financiación en apariencia ilimitada. Es decir, que se ha truncado la tendencia, pero el volumen de la actividad hipotecaria está lejos aún de recuperar el pulso del pasado, algo que los analistas auguran que nunca volverá.

En cualquier caso, la tendencia apunta a que esta mejora de finales de 2014 es sólida y así se demuestra mes a mes. Solo durante diciembre se firmaron 15.962 préstamos hipotecarios, lo que representa un incremento nada menos del 28,9% sobre idéntico mes del año anterior y es ya el séptimo mes consecutivo de subidas.

La explicación a este cambio de rumbo se encuentra en la suave mejoría que experimentó el mercado laboral el año pasado, el primero en toda la crisis que cerró con creación neta de empleo. Gracias a unas perspectivas más favorables y a unos precios de la vivienda que se han depreciado de promedio un 30,4% desde que alcanzaron sus máximos en 2008, las ventas cerraron con un notable incremento de casi el 20% y ello ha contribuido a que se suscribieran más hipotecas.

Todo hace pensar que si no ocurre nada imprevisible y la coyuntura global continúa en la senda de la recuperación, este 2015 será el primer ejercicio desde 2008 con todas las variables del sector inmobiliario en franca mejoría. Y todo apoyado en que el saneamiento de las entidades financieras permitirá que éstas vuelvan a la génesis de su negocio: prestar dinero. Es decir, que todos los vientos posibles soplan a favor.

En cuanto a los precios, el Ministerio de Fomento publicó hoy la estadística correspondiente a todo el ejercicio pasado y también en ella se vislumbran claros cambios de tendencia. Durante el cuarto trimestre de 2014, el precio medio de la vivienda libre se situó en España en 1.463,1 euros, lo que representa un descenso del 0,3% sobre idéntico periodo del año anterior, si bien en términos intertrimestrales, las casas ya se encarecieron de octubre a diciembre pasados sobre los tres meses anteriores un tibio 0,5%.

Pero además, descontado el efecto de la inflación, se observa aún más claramente como el ajuste de precios inmobiliarios ha tocado a su fin, ya que después de 27 trimestres consecutivos de rebajas (casi siete años completos), a finales de 2014 se produce el primer repunte en términos reales, después de aplicar a la caída anual del 0,3% registrada en el cuarto trimestre de 2014 la inflación media de ese mismo periodo (-0,5%). La resta de ambas cifras da como resultado un incremento del 0,2% que rompe la larga senda bajista. Tal y como cuantifica Fomento, desde máximos las casas acumulan en España una depreciación del 30,4%, incluyendo el IPC, la caída se eleva al 36,9%.

En cuanto a la evolución que se espera para este año, los expertos no se atreven en muchas ocasiones siquiera a hablar de horquillas, puesto que recuerdan lo heterogéneo que es este mercado y advierten que aunque las medias ya hablen de un claro cambio de tendencia, en muchos lugares si no hay ventas, luego demanda, los precios seguirán en caída libre.

Normas
Entra en El País para participar