El pago al accionista impulsa este índice

El Ibex 35 con dividendos marca máximos históricos

Paneles informativos en el parqué madrileño del principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35.
Paneles informativos en el parqué madrileño del principal indicador de la Bolsa española, el Ibex 35. EFE

Los gestores de fondos recuerdan a menudo lo arbitrario del diseño de los índices bursátiles. Aunque para el público general la evolución del Dow Jones, del Ibex o del Eurostoxx refleja fielmente la tendencia de los mercados bursátiles, los expertos saben que la composición de estos indicadores encierra muchas trampas y, en ocasiones, su deriva oculta las tendencias más sólidas de la renta variable.

En el caso del Ibex, que replica la evolución de las 35 mayores compañías de la Bolsa española ponderadas según su tamaño, una las principales críticas es que no recoge fielmente el impacto que tienen sobre las acciones el reparto de dividendos.

Para corregir este déficit, la firma Bloomberg elabora el índice Ibex 35 Con Dividendos, “un índice de retorno total, que incorpora cambios en los precios de las acciones, pagos de dividendos y otros tipos de remuneraciones a los accionistas”, según explica la propia compañía.

Este indicador marcó ayer un nuevo máximo histórico, al llegar a los 26.500 puntos (tras crecer un 0,7%), superando el récord previo, alcanzado en septiembre del año pasado, y rebasando con claridad los niveles registrados antes de que estallara la crisis financiera internacional, en 2007. Hoy, el indicador cede levemente (-0,13%), hasta los 26.466 puntos.

Las cifras

8,3%
es la revalorización que registra en 2015 el Ibex 35 Con Dividendos.

89%
es el incremento registrado por el pago de dividendos en 2014, hasta sumar 43.500 millones.

23
de las 35 empresas del Ibex subirán el dividendo en 2015, según expertos.

Este indicador se ha revalorizado en lo que va de año un 8,3% y en los últimos 12 meses más de un 13%, mejorando la evolución que ha tenido en Ibex 35 durante los mismos periodos. Desde los momentos más críticos de 2012, cuando España tuvo que solicitar ayuda para sanear su sistema financiero, el índice Ibex 35 con Dividendos se ha revalorizado más de un 120%.

El récord histórico alcanzado se explica por los abultados dividendos repartidos por las compañías que forman parte del Ibex durante el pasado ejercicio, y la previsión de que la remuneración al accionista marcará nuevos máximos durante 2015.

Más beneficios y dividendos

Las empresas españolas dispararon el reparto de dividendos durante el año pasado. A lo largo del ejercicio destinaron a la retribución a sus accionistas unos 43.500 millones de euros, un 89% más que en el mismo periodo del 2013. Si se excluye el histórico pago del dividendo extraordinario de Endesa, el aumento fue del 26%, aunque sigue siendo un récord histórico.

Los expertos prevén que al menos 23 de las 35 compañías del Ibex distribuirán en 2015 más dinero entre sus accionistas de lo que han pagado este año. Es decir, que esperan mejoras de la retribución en dos tercios de los valores del índice.

Algunas compañías ya han confirmado que aumentarán el dividendo. Es el caso de Abertis, que se ha comprometido a incrementarlo un 5% cada año hasta 2017 o Amadeus, que subirá el pago de enero además de recomprar acciones hasta mayo.

También IAG se ha pronunciado al respecto: aseguró que pagará su primer dividendo el próximo año. El importe podría rondar los 0,06329 euros, según el consenso de bancos de inversión que recoge Bloomberg.

Algunos índices de referencia, como el Dax 30 alemán se elaboran incluyendo el pago de dividendos.

La banca vuelve al abono en efectivo

Los dividendos no solo están de vuelta, sino que además vuelven a las buenas costumbres. Después de varios ejercicios en los que muchas compañías del Ibex han recortado el pago al accionista o han optado por abonarlo de forma mixta (acciones o efectivo, el llamado scrip dividend), en los últimos tiempos muchas empresas han anunciado que van a revertir estas políticas. Este es el caso de Banco Popular, cuyo consejero delegado, Francisco Gómez, explicó recientemente: “Nuestra intención es avanzar gradualmente hacia una política de mayor reparto del dividendo en efectivo, por lo que vamos a proponer que el primer pago de 2015 sea de dos céntimos de euro, pagadero en julio, lo que supone un importante avance en la política de dividendos para nuestros accionistas”.

Mientras tanto, el consejo de administración de CaixaBank ha acordado proponer a la junta general de accionistas que el último pago a los accionistas correspondiente al ejercicio de 2014 sea en efectivo. El objetivo de la entidad presidida por Isidro Fainé es recuperar de manera progresiva el pago de dividendo en efectivo. CaixaBank espera seguir combinando remuneración en acciones y en efectivo durante este año para acabar pagando todo en efectivo en 2016. El último dividendo correspondiente al ejercicio 2014 se abonará en junio. El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, anunció la vuelta al dividendo íntegro en cash, aunque en 2017. Igualmente Santander explicó en enero anunció que tenía previsto “reorientar la política de dividendos” hacia el pago en efectivo, con efecto a partir del primer dividendo con cargo a 2015.

Normas