En portada. Extra Ibex 35
Año de nieves... y de beneficios
AP

Año de nieves... y de beneficios

En 2015 se superará el récord de dividendos, un indicio de una cosecha de buenos resultados

En los planes de los analistas, como en sus respuestas, se sigue manteniendo el implacable “todo depende”. Las perspectivas de 2015 muestran el buen ambiente creado por los aires oficiales de recuperación de la confianza, base que sirve para mover a los inversores. Las casas de análisis estiman, en líneas generales, que el mercado bursátil tiene un potencial de revalorización del 20%.

Es en este punto donde el “todo depende” pone como condición que se normalice la prima de riesgo, ahora camino de superar los 120 puntos básicos, pero que el medio plazo puede situar por debajo de 100. La prima depende del PIB y éste, a su vez, de la capacidad de las empresas para vender más, reducir costes financieros y eliminar deuda. Con estas premisas, los analistas “neutrales”, a mitad de camino entre los optimistas y los pesimistas, apuestan porque el beneficio neto de las cotizadas en el selectivo crezca nada menos que un 25% este año.

Los mejores augurios

Sin ánimo de recomendación, las casas de análisis avisan que del sector aéreo, el bancario, las energéticas y las telecos esperan lo mejor. No faltan los buenos consejos para las compañías de seguros, del textil y de alimentación. Así es probable que los beneficios se reflejen en las cotizaciones. Si los pronósticos de los resultados empresariales y bursátiles se correlacionan con la climatología, las nieves se convierten en premonitorias de unas ganancias récord, beneficios esperados mejor que nunca para muchas de ellas, que serán superiores a los de años precedentes, aunque aún lejos de los de 2007.

Los 176.000 millones de euros que beben las cotizadas del selectivo se reducirán en 25.000 millones durante este año gracias a las desinversiones

El optimismo salpica a todos los sectores pero con desigual intensidad: eléctricas, banca y distribución se verán favorecidas por el aumento del consumo, mientras las petroleras, como Repsol, reflejarán en sus cuentas finales el contratiempo de la caída de los precios del crudo, “aunque es una compañía muy diversificada y el impacto del precio será menor”, matiza Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4. Iberdrola, Endesa y Gas Natural seguirán en la corriente de beneficios al alza. El optimismo despega en vertical en el caso de IAG que, al contrario que las petroleras, el abaratamiento del combustible y la depreciación del euro darán alas para superar, incluso, el beneficio alcanzado en 2011, cuando subió un 126%.

La banca se muestra más optimista que las empresas industriales. Y la mejor pista es que siguen confiando en que se vuelva a batir en 2015 el récord histórico en pago de dividendos, alcanzado en 2014, con 43.500 millones de euros que llegaron al bolsillo de los accionistas, nada menos que un 89% más que un año antes. Pero para repartir dividendos hay que generarlos, lo que pasa en esencia por la obtención de beneficios. A tenor de las declaraciones de los responsables de Bankinter, Popular, Santander y Sabadell en la presentación de sus resultados, los beneficios seguirán llegando este año y en abundancia suficiente como para satisfacer los dividendos. Los analistas estiman que el beneficio neto de las empresas del Ibex 35 se acercará al 26% en 2015, confirmando que el selectivo habrá dejado de ser el patito feo de Europa para convertirse en un auténtico cisne.

Incertidumbre política

Los analistas del mercado buscan inspiración en el cuadro macroeconómico. Es mejor que un año antes y servirá para acompañar el impacto positivo de los precios de la energía en las cuentas de las empresas industriales. Será un nuevo escenario donde habrá que ver el comportamiento de la divisa europea y esperar a los resultados de la política del Banco Central Europeo. Desde otro ángulo, se puede observar que los mercados están dominados por otra novedad: un intenso ruido político que asegurará volatilidad en las cotizaciones para todo el año; hoy es Grecia, mañana otra vez Ucrania y luego elecciones autonómicas, locales y, para rematar, las generales. Con todos los condicionantes y reservas, el margen de previsión para el Ibex 35 puede oscilar en 2015 entre los 8.800 puntos de suelo y los 12.000 puntos de techo. Por eso, todo depende.

Normas