Breakingviews

Golpe a American Express

Puede que la empresa de tarjetas de crédito American Express pierda brillo tras el fallo judicial de la semana pasada que permite a los comercios pregonar las virtudes de los rivales más baratos. Es posible que American Express sea capaz de evitar algunos efectos sobre su cuenta de resultados. Si no es así, sin embargo, una de sus mejores herramientas de marketing puede verse amenazada.

Es el segundo golpe en una semana para la firma dirigida por Kenneth Chenault. El viernes pasado, el almacén y club de precios Costco Wholesale anunció que dejaría de aceptar sus tarjetas a partir del año que viene, amenazando casi el 8% del gasto mundial anual en estas.

Medir el efecto del revés del jueves es más difícil. Un juez federal dictaminó que la política de American Express de no permitir a los comerciantes alentar a los consumidores a usar tarjetas de crédito con tasas de procesamiento de menores iba en contra de las normas de competencia. Visa y MasterCard se enfrentaron a acusaciones similares en 2010.

Eso pone Amex en punto de mira, ya que generalmente cobra una tarifa más alta. Se las arregla para hacerlo en gran parte porque sus miembros suelen ser más ricos. Estos ganan de media 97.000 dólares (unos 85.000 euros) al año, un 37% más que la gente que usa el dinero de plástico operado por Visa y MasterCard. Los titulares de sus tarjetas también gastan de media 15.000 dólares al año, en comparación con los menos de 2.000 dólares de las tarjetas Visa, según un informe de 2013 realizado por Trefis.

El juez de distrito Nicholas Garaufis ha dado a la compañía 30 días para asumir un compromiso y no anunciará ningún castigo hasta después de ello. En cualquier caso, la empresa ha asegurado que recurrirá la decisión.

Si American Express tiene que recortar las tasas para competir, su programa de recompensas para los titulares de sus tarjetas podría verse perjudicado. Este ha atraído a muchos e incluso los alienta a gastar más con la empresa. Perder eso podría ser un duro golpe para clientes y accionistas.

Normas