La primera maleta inteligente saldrá a la venta en julio

Gracias a un smartphone se puede bloquear o rastrear la ubicación de la bolsa de equipaje

La primera maleta inteligente saldrá a la venta en julio

La pérdida de una maleta durante un viaje puede suponerte una grave problema. Para que esto no vuelva a ocurrirte un grupo de emprendedores ha creado la maleta inteligente, que se conecta al smartphone para que en todo momento estemos enterados de su ubicación. Se trata de la maleta Bluesmart y sus creadores son los argentinos Marín Diz, Diego Sáez Gil, Tomi Pierucci y Alejo Verlini, además de otros jóvenes que se encontraban en Estados Unidos y Hong Kong, tal y como recoge el diario El Comercio.

De esta manera los viajeros podrán disfrutar de sus vacaciones con la tranquilidad de que su maleta estará en todo momento localizada por el teléfono inteligente, con la posibilidad incluso de que pueda bloquearla. Incluso el dueño de la bolsa podrá compartir el acceso a ella con otras personas de su confianza, recibiendo una notificación al móvil cuando traten de abrir el equipaje.

La intención es que esta maleta inteligente salga a la venta en julio de este año. Promete acabar prácticamente con la pérdida del equipaje, ya que se conecta a una aplicación móvil que se ocupará de informar al propietario sobre la proximidad de la misma, recibiendo un aviso en el momento en que se distancie en exceso. Incluso desde su propio smartphone tendrá la posibilidad de bloquearla o desbloquearla, comprobar el peso o hacer un seguimiento de su ruta.

En el caso de que la maleta quede olvidada en un aeropuerto o sea trasladada a un destino distinto al que teníamos previsto, siempre existe la posibilidad de ponerse en contacto con la central de la empresa para que nos ayuden a rastrear su ubicación. Ésta se encuentra ubicada en California.

La novedad, además de la aplicación, se encuentra en la propia maleta Bluesmart, que dispone de una batería interna que se puede usar para cargar hasta seis dispositivos electrónicos. Uno de los responsables de este proyecto, Tomi Pierucci, reconoce que la idea surgió a raíz de dos malas experiencias con el equipaje cuando las compañías les obligaron a "bajar nuestras maletas de mano a carga y fueron maltratadas o se perdieron".

Normas