El juez aconseja renovar al exconsejero como administrador

Solsona, seis meses más administrando Gowex

Javier Solsona, a su entrada en la Audiencia Nacional el pasado mes de julio.
Javier Solsona, a su entrada en la Audiencia Nacional el pasado mes de julio.

De haber sido imputado por el caso Gowex y de recaer sobre él sospechas de haber participado en la trama de la empresa de wifi, Javier Solsona parece haberse convertido en el único ejecutivo de la compañía española en contar con la confianza del juez.

El magistrado Santiago Pedraz, del juzgado central de instrucción número uno de la Audiencia Nacional, ha renovado recientemente el nombramiento de Javier Solsona como administrador de Gowex, por otros seis meses.

De acuerdo a fuentes cercanas a acreedores de la empresa fundada por Jenaro García, el juez declara en un auto comunicado este mes que durante la administración de Gowex por Solsona “no se ha inferido irregularidad alguna”, y que es más, es “aconsejable prorrogar su labor para garantizar un plan de viabilidad”. Además advierte que no se “vislumbran dudas ni sospechas” que desaconsejen la renovación de su nombramiento o que deba ser sustituido. Solsona deberá seguir presentando informes cada mes, como hasta ahora, sobre su labor de gestión.

Javier Solsona era consejero y director corporativo de Gowex bajo la presidencia de Jenaro García. También era apoderado de Alvasebi, sociedad que figuraba como segundo mayor accionista de la compañía tras el expresidente, con el 9,9% del capital.

Solsona dio un paso al frente el pasado mes de julio, pocas semanas después de que estallara el escándalo, al solicitar al juez que le nombrara administrador de la empresa. Tras declarar como imputado el 18 de julio, la representación legal de Solsona requirió la medida al magistrado tres días después. En agosto, tras consultarlo al fiscal Antonio Romeral, y a las defensas del resto de imputados, el juez decidió nombrar a Solsona administrador judicial de Gowex y retirarle la imputación; Jenaro García se opuso al nombramiento.

Pedraz tomó la decisión de nombrar a Solsona como administrador para “garantizar el funcionamiento de las entidades valorando no solo los perjuicios para sus inversores, sino principalmente para los trabajadores en activo y terceros no responsables de delitos investigados”, teniendo en cuenta que la compañía y sus participadas estaban entonces inmersas en el inicio de procesos concursales.

En el auto en el que Pedraz comunicó el nombramiento de Solsona, retirando la imputación sobre él y sobre otro exconsejero, Ricardo Moreno Warleta, advirtió que de lo actuado hasta el momento “ninguno de los dos formarían parte del entramado investigado en la medida en que dificilmente podian saber de la existencia de la facturacion falsa”.

El escándalo del caso Gowex saltó el martes 1 de julio cuando una firma de análisis estadounidense, Gotham City Research, publicó un informe en el que aseguraba que los resultados publicados por Gowex no eran reales. En el estudio la firma otorgaba un precio objetivo a Gowex de 0,00 euros por título, cuando había alcanzado un valor en el mercado cercano a los 1.500 millones de euros.

Durante la primera semana de julio Jenaro García trató de mantener la estafa, pero al cabo de seis días reconoció que había falseado las cuentas. El 14 de julio el expresidente de Gowex declaró como imputado ante Pedraz, al que explicó que su intención era hacer converger la facturación irreal de la compañía de wifi con la real en el plazo de dos años y sacar al grupo al Nasdaq.

García se libró de entrar en prisión al depositar 600.000 euros de fianza. El exdirector financiero, Francisco Martínez Marugán, depositó 50.000 euros de fianza para eludir la cárcel. José Antonio Díaz Villanueva, el auditor de la firma M&A que avaló las cuentas de la compañía, ingresó en la cárcel de Segovia a principios de agosto tras no depositar fianza de 200.000 euros.

 Cómo reformular unas cuentas falseadas

Javier Solsona viene presentando en la Audiencia Nacional mes tras mes informes sobre su labor al frente de la administración de Gowex. El exconsejero de la compañía de wifi trata de mantener la viabilidad de lo que queda del negocio de Gowex y trata de llegar a acuerdos con potenciales inversores y con los acreedores.

Para ello debe presentar también unas cuentas fiables de los últimos ejercicios de la empresa, pero como hacerlo cuando el presidente de la compañía ya ha reconocido públicamente que falseó las cuentas de los últimos cuatro años. Hacienda estaba investigando a Gowex desde febrero de 2013. En un informe enviado a Anticorrupción el 10 de julio, al que ha accedido este diario, la Agencia Tributaria mostraba pruebas de que la mayoría de las firmas dependientes de Gowex no disponía ni siquiera en muchos casos de personal afecto.

Normas