Las estrictas leyes frenan el desarrollo tecnológico en Vietnam

Vietnam y la normativa que dificulta el emprendimiento

Muchos emprendedores vietnamitas se muestran preocupados ante las normativas y leyes gubernamentales que, en su opinión, van en detrimento de la innovación e inversión en el sector de la alta tecnológia, que se sitúa entre los de mayor crecimiento de todo el sudeste asiático.

Adaptación del texto original publicado por Mike Ives en The Seattle Times.

Phil Tran, fundador de Glass Egg, se dedica al diseño de videojuegos que localiza a nivel internacional y que luego publica online en Vietnam, además de realizar diseños en 3D de juegos de Sony, Microsoft y Electronic Arts. "La cuestión es no parar, apresurarse en la ejecución hasta que te encuentras con algún obstáculo", afirma Tran, que fundó su empresa en 1999 después de una corta experiencia en una startup de juegos de ordenador en San Francisco.

Tran, al igual que otros emprendedores en el sector tecnológico de Vietnam, está adoptando esta estrategia para crear su negocio: crecer a una velocidad vertiginosa y cumplir con las normativas - que a menudo son, en su opinión, de una lentitud y ambigüedad exasperante.

Y a medida que el gobierno de Vietnam va actualizando sus políticas en el campo de la alta tecnología y de la información, esta carrera se hace cada vez más arriesgada. La lista de regulaciones no para de crecer, y en ellas se dicta la manera en que se deben operar estos negocios, cómo utilizar sus contenidos e incluso cuáles deben ser las titulaciones académicas para sus propietarios.

A mucha gente le preocupa que la innovación y la inversión en este sector en auge puedan verse asfixiadas por la presión de las nuevas normativas legales. Las empresas de alta tecnología de Vietnam ocupan un importantísimo lugar en la economía del país en comparación con el resto de sectores, muchos de los cuales se encuentran bajo el dominio de empresas estatales. Las empresas de consumo de Vietnan experimentaron un incremento en sus ventas online de unos 2.2 mil millones de dólares en 2013, y se espera que la cifra alcance los 4 mil millones en 2015, según un informe emitido ese año por el Ministerio de Industria y Comercio.

Este auge en el sector tecnológico se está produciendo en base a una sólida infraestructura de Internet, aceleración en las ventas de teléfonos inteligentes, una explosión de las ventas online y legiones de programadores y diseñadores expertos dispuestos a trabajar por salarios más bajos que en otros sectores online de la región.

Esta expansión dio comienzo hace aproximadamente una década, y poco después Intel, Samsung y Microsoft construyeron fábricas en el país. Los incentivos por parte del gobierno, tanto fiscales como de otros tipos, atrajeron a compañías internacionales de outsourcing.

"Vietnam es actualmente uno de los mercados de crecimiento tecnológico más prometedores del sudeste asiático", declara Dung Nguyen, director de CyberAgent Ventures en Vietnam y Tailandia, una firma de capital de riesgo con sede en Tokio que ya ha invertido en 15 startups vietnamitas desde 2009. En su opinión, el e-commerce, los servicios de transmisión de música y los juegos de smartphone son las áreas punteras en estos momentos.

Sin embargo, algunos de los emprendedores en Internet y de las empresas multinacionales de tecnología del país opinan que las nuevas reglamentaciones muestran un enfoque normativo sobre este sector cada vez más alejado de la realidad del panorama tecnológico en pleno desarrollo.

Algunas normativas y proyectos de ley que afectan a las empresas tecnológicas

El verano pasado, se les comunicó a los administradores de contenido de las redes sociales y sitios web de noticias que debían poseer titulaciones universitarias, obtener licencias y mantener archivadas las publicaciones durante al menos dos años.

Otra orden, todavía en fase de proyecto, regularía los servicios de voz y de texto de empresas de Internet, exigiendo a algunos de estos proveedores la obtención de contratos con empresas de telecomunicaciones vietnamitas.

Y una ley que ha entrado en vigor el pasado 12 de febrero exige que ciertos proveedores de juegos online ofrezcan sistemas de pago en Vietnam y que acaten otros requisitos, según el estudio realizado por Tilleke & Gibbins, una firma de abogados con sede en Bangkok.

Otro proyecto de ley exigiría a las empresas tecnológicas extranjeras que suministran servicios desde fuera de Vietnam, tener representantes en el país, según declararon los profesionales del sector. Esto afectaría a compañías como Google, que hacen negocios en el mercado vietnamita, pero carecen de las correspondientes oficinas locales. La Coalición de Internet en Asia - que representa a Google, Apple, Facebook, Yahoo, eBay, LinkedIn y Salesforce.com, en cuestiones políticas en la región del Pacífico - declaró la primavera pasada albergar una "gran preocupación" por los posibles efectos de esa ley.

Consecuencias de las estrictas leyes que regulan el sector de la alta tecnología

El enfriamiento ya se ha dejado sentir en algunas de las recientes redes sociales del país. En octubre, la popular red social vietnamita Haivl.com cerró repentinamente después de que el contenido de una de sus publicaciones fuera consideraro ofensivo hacia una figura histórica, por parte del Ministerio de Información y Comunicaciones, (algunos usuarios del sitio aseguraron que se trataba del venerado presidente fundador de Vietnam, Ho Chi Minh). Desde entonces, se han multado o inhabilitado de sus funciones online a más de una docena de redes sociales, por razones similares, según han comentado varios empresarios vietnamitas del sector tecnológico. De forma privada, han argumentado que esta oleada de nuevas regulaciones y propuestas no es más que otro intento por parte del Partido Comunista en el gobierno, de controlar expresiones que puedan incitar a disturbios o amenazar su monopolio de poder.

Nguyen Thi Hanh, representante del Ministerio de Industria y Comercio en materia de e-commerce en Ho Chi Minh City, afirmó que las políticas de regulación de internet del gobierno han estado dirigidas desde hace ya mucho no solo a regular sino también a apoyar a las empresas de alta tecnología. Y añadió que su ministerio apoya en gran medida el comercio electrónico, señalando que las webs de redes sociales eran jurisdicción del Ministerio de Información y Comunicaciones.

El gobierno, según afirman muchos ejecutivos del sector tecnológico, también está tratando de proteger los intereses económicos de importantes empresas de propiedad estatal o militar que dominan el sector de las telecomunicaciones de Vietnam, y cuyos miles de millones de dólares en beneficios se han visto amenazados por el boom de las nuevas y disruptivas tecnologías de Internet.

El noticiario vietnamita controlado por el estado informó en noviembre que unos 26 millones de ciudadanos, o casi un tercio de la población del país, estaban utilizando aplicaciones de teléfonos inteligentes como Viber, Line y el competidor vietnamita Zalo, para hacer llamadas y enviar mensajes, evadiendo así las tarifas más altas de los operadores tradicionales.

El pasado otoño, algunos empresarios vietnamitas, durante la clausura de Haivl.com, ya estaban considerando registrar sus empresas en Singapur, donde consideran que existe una mayor estabilidad reglamentaria, según declaró Hung Dinh, un veterano del sector startup de Vietnam y director ejecutivo de JoomlArt.com, una empresa internacional que crea sistemas de gestión de contenidos para sitios web.

Según Tran, de Glass Eggl, en los últimos meses parece darse una "mayor sensación de seguridad" en lo referente a contenidos de Internet. "Yo no creo que vayan a surgir serios problemas en el tema de los videojuegos", pero para los emprendedores vietnamitas jóvenes, añadió, "sí se está produciendo un efecto disuasorio".

Normas