Valores
Entre los 35 valores que componen el Ibex, el sector bancario tiene un peso del 40% del total.
Entre los 35 valores que componen el Ibex, el sector bancario tiene un peso del 40% del total.

Pesos pesados contra pesos ligeros

En el Ibex grandes y solventes compañías con otras de mediano tamaño que han demostrado una envidiable rentabilidad

El Ibex ha abierto en rojo. El selectivo recupera lo perdido en el año. El Ibex 35 pierde los 10.000. Cualquiera que escuche la radio, vea la televisión o lea un periódico está acostumbrado a estos titulares. Informativos y portadas de diarios incluyen habitualmente información de la marcha de la Bolsa española y lo hacen refiriéndose al índice que agrupa a los valores más importantes del parqué patrio.

Un índice que tiene unas peculiaridades muy marcadas. Lo primero que resaltan los expertos es que “es un índice muy sesgado a grandes valores y muy cíclico, con elevado peso de la banca”, resume José Luis Martínez, estratega de Citi en España, algo que “es positivo en un contexto positivo, pero su comportamiento relativo es peor en un escenario de incertidumbre y consolidación”.

Efectivamente, entre los 35 valores que componen el índice se encuentran Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular, Sabadell y Bankinter, con un peso cercano al 40% del total. “Ese peso del sector bancos es atractivo cuando la economía va bien y el negocio típico, el de dar créditos, fluye, pero en momentos de incertidumbre y volatilidad los valores bancarios son los más atacados”, advierte Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del Centro de Inversiones de Deutsche Bank. También llama la atención sobre la casi unipersonalidad de los otros sectores: “En telecos tenemos a Telefónica y, últimamente, a Jazztel, que desaparecerá con la absorción de Orange; en energía, Repsol únicamente. Solo hay diversidad en el sector financiero y eléctrico”.

Además, según observa el equipo de análisis de Société Générale Corporate & Investment Banking, solo cuatro valores, Santander, Telefónica, BBVA e Inditex, representan el 50% del Ibex 35. “Y uno solo, Santander, pesa el 17% del índice. En Europa, los mayores pesos relativos individuales van desde el 5% al 10%”.

“Ese dominio del sector es atractivo cuando la economía va bien, pero en momentos de incertidumbre los valores bancarios son los más atacados”, afirma Diego Jiménez-Albarracín, de Deutsche Bank

Efectivamente, “el Ibex está más concentrado en unas pocas compañías que otros índices, y esto es una desventaja, pero es un reflejo de la economía a la que representa”, explica Jorge Yzaguirre, director de renta variable y derivados de BME. “Ya nos gustaría tener muchas más compañías muy líquidas y que hubiera mayor diversidad sectorial, pero sería un lujo, que no nos podemos permitir, prescindir de un valor que sea fácilmente comprable o vendible para potenciar la diversidad sectorial”, admite.

En cualquier caso, en cuanto a la liquidez, Yzaguirre afirma no tener “nada que envidiar a otros índices, ya que Santander, BBVA y Telefónica son los valores más líquidos de Europa”. Es cierto, los grandes de la Bolsa española no solo gustan en nuestro país, también atraen el interés de los inversores extranjeros hasta el punto de encabezar la clasificación de los valores con más movimiento del EuroStoxx. Otros como Repsol, Iberdrola o Inditex también se encuentran habitualmente entre los 20 más líquidos.

Y es que la Bolsa española se mueve cada vez más. De hecho, el aumento de la negociación de acciones en efectivo en 2014 fue del 22,14% para los valores del Ibex 35, del 73,16% para los del Ibex Medium Cap y del 18,38% para los del Ibex Small Cap.

Yzaguirre recuerda asimismo que el parqué es líder en retribución al accionista, algo que valora mucho el pequeño inversor. Con una tasa del 5% anual, está muy por encima del 3,7% de los mercados de Reino Unido o el 3,3% de Francia, gracias a que la mayoría de las grandes compañías que integran el Ibex 35 retribuyen habitualmente al accionista. Y va en aumento. De hecho, con datos hasta el 30 de octubre de 2014, las compañías españolas habían premiado a sus partícipes un 81% más que en el mismo periodo del año anterior.

La disparidad de tamaños es otra cuestión que resalta Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Selfbank, al comentar que compañías importantes a nivel europeo “conviven con otras más pequeñas que, a pesar de estar incluidas en el Ibex 35, en otros mercados serían calificadas como empresas de mediano tamaño”.

Pero la dimensión no siempre es sinónimo de rentabilidad, y así lo avalan los números. En 2014 fueron Jazztel, con una ganancia del 61%, y Red Eléctrica, con el 51% –dos valores que representan el 0,7% y 2%, respectivamente, del índice español–, las acciones que más subieron. Otros miembros medianos como Enagás, Acciona o Bankinter ganaron más del 30%, mientras que la rentabilidad de los gigantes de la Bolsa española osciló entre el 7,5% del Santander y el 80% que perdió Inditex.

No obstante, lo importante es que nuestras compañías interesan mucho entre los inversores extranjeros, y prueba de ello, destaca Torre, es que “se calcula que las inversiones de Carlos Slim, George Soros, Warren Buffett y Bill Gates en empresas españolas superan los 3.000 millones de euros desde el 2011”. Y enumera: “Soros participó en la última gran ampliación de capital de Santander; Slim ha sustituido recientemente a Koplowitz como primera accionista de FCC, y a finales de 2013 Bill Gates entró en el accionariado de la constructora (6%), y en 2014, en Prosegur”.

Una gran familia

El Ibex 35, o el Ibex a secas para ahorrar, es el índice más famoso de la Bolsa española, pero no es el único ni mucho menos. A lo largo de los últimos años han nacido otros que tratan de resaltar ciertas características de las empresas cotizadas y sirven como subyacente (activo de referencia) de productos de inversión. Estos van desde los que se fijan en el tamaño de las cotizadas (el Ibex Medium Cap está compuesto por los 20 valores de la Bolsa española que siguen a los del Ibex 35, y el Ibex Small Cap, por los 30 siguientes) hasta los que ofrecen mayor rentabilidad por dividendo, el Ibex Top Dividendo; aquellos que cumplen con los criterios de buena práctica en responsabilidad social corporativa, el FTSE4Good Ibex, o los últimos en aparecer, la serie de índices de volatilidad objetivo.

Estos otros Ibex sirven también, asegura Jorge Yzaguirre, director de renta variable y derivados de BME, para incentivar a que las empresas de menor tamaño salgan al mercado y busquen formar parte de ellos.

Normas