La aseguradora lanza un nuevo servicio automovilístico

Mutua ayuda a vender y comprar coches

Sede de Mutua Madrileña en Madrid
Sede de Mutua Madrileña en Madrid

El proceso de cambio de vehículo puede ser complejo, sobre todo en ocasiones críticas como cuando se va a comprar un vehículo de segunda mano, en el que la confianza en la otra parte es esencial, o cuando el coche ha sido declarado siniestro total y la indemnización es baja. La aseguradora Mutua Madrileña acaba de lanzar un servicio en el que la propia compañía actúa como facilitadora de las operaciones para sus clientes, tanto si quieren comprar un vehículo nuevo como si lo prefieren de ocasión. O incluso ayudan al mutualista cuando lo que quiere es transmitir su vehículo a un tercero. Todo sin coste extra para el asegurado.
El Servicio Integral Cambio de Vehículo, como se denomina este nuevo paquete, “está orientado a dar facilidades y ofrecer las mejores condiciones a todos los mutualistas que deseen cambiar de coche”, como explican fuentes de Mutua a Cinco Días. Su intención, con este servicio, es “fidelizar al cliente dando mayor valor añadido a la póliza”, afirman estas fuentes. “Podemos dar buenos precios y descuentos porque trabajamos con una red muy amplia de marcas y concesionarios, con mucha fuerza para negociar y además, no tenemos interés en llevarnos más o menos márgen de las operaciones porque de lo que se trata es de que el cliente se quede en Mutua”, detallan.
El proceso es sencillo en caso de querer adquirir un coche. La compañía anuncia determinadas ofertas (como las vigentes ahora para comprar un Opel Astra cinco puertas nuevo por 14.710 euros o de un Ford Fiesta Trend de ocasión por 8.900 euros) pero también es capaz de encontrar “cualquier automóvil que requiera el cliente, sea del modelo que sea. “Gracias a los acuerdos con marcas y concesionarios que mantiene Mutua Madrileña, a través de Autoclub Mutua, su club de asistencia en carretera, los mutualistas pueden beneficiarse de descuentos prácticamente en cualquier vehículo nuevo del mercado. En el caso de vehículos de segunda mano, Mutua dispone de acuerdos con concesionarios y operadores de renting para ofertar vehículos en condiciones ventajosas, tanto de precio como de servicio”, señalaron.
Los departamentos de la compañía dedicados a este servicio rastrean por todos los concesionarios de toda España en busca del mejor precio y se lo ofrecen al cliente. “Aunque el asegurado vuelva con la oferta a los concesionarios en los que había preguntado él mismo, es muy difícil que le mejoren el precio porque la capacidad de negociación por economías de escala que tiene Mutua es muy grande”, explican.
Una vez lograda la oferta, ya es el cliente el que realiza la negociación última y la compra directamente con el concesionario que ha dado el mejor precio. Esta búsqueda del vehículo que más se acerca a las necesidades del cliente es especialmente relevante en los casos de siniestro total, cuando la indemnización que obtiene el cliente es baja y se siente “perdido. Se ha quedado sin coche y no se ve con posibilidades de adquirir otro vehículo”, detallan. “Todos tienen un asesoramiento personalizado presencial o por teléfono sobre los trámites que requiere un cambio de vehículo o sobre las ventajas de las que se pueden beneficiar los mutualistas.
Aunque el mutualista cambie de vehículo, Mutua mantiene su antigüedad y todos los privilegios asociados a su condición de mutualista. La compañía cuenta con tres tipos de tarjetas con ventajas y beneficios para los mutualistas, en función de su antigüedad: Tarjeta SOY Azul, para mutualistas con una antigüedad de hasta 6 años en Mutua, Tarjeta SOY Oro, para mutualistas con una antigüedad de entre 6 y 20 años y Tarjeta SOY Platino, para mutualistas con más de 20 años de antigüedad.
Vendedores de coches
Las mismas o parecidas facilidades operan en sentido inverso. Cuando el cliente quiere vender su coche, la Mutua le ofrece un “servicio que informa al mutualista sobre el valor de referencia de su vehículo actual, para facilitar la venta del mismo”.
Posteriormente, las oficinas de Mutua sitas en el Paseo de la Castellana pueden funcionar “de zona neutral en el que reunirse con el comprador, momento que puede generar cierta inseguridad por no conocer a la otra parte”. “Allí, pueden terminar las negociaciones, peritar el vehículo a vender” y una vez cerrado el acuerdo, Mutua ofrece también realizar gratuitamente todos los trámites a través de su gestoría. “Siempre que se asegure en Mutua el nuevo vehículo adquirido, los honorarios de gestoría relacionados con la transferencia del vehículo, que están valorados entre 90 y 100 euros, serán gratuitos para los clientes.
Mutua Madrileña cuenta con acuerdos “con varias entidades financieras para ofrecer propuestas de financiación para la compra de vehículo nuevo o de ocasión, en función de las necesidades del mutualista”, detallan.

Normas
Entra en El País para participar