El grupo prevé firmar el convenio antes del verano

La travesía por el desierto de Husa para salir del concurso

Joan Gaspart.
Joan Gaspart. Cinco Días

Hace hoy un año la mayor filial de Husa, uno de los grandes grupos hoteleros de España, solicitaba el concurso instada por uno de sus acreedores al que se le adeudaba poco más de 100.000 euros. A Hostelería Unida, la filial del grupo Husa que entró en concurso hace doce meses, le siguieron otras sociedades del entramado empresarial de Joan Gaspart.

Ocho sociedades más del grupo catalán han entrado en concurso y no se descarta que se sume alguna otra. Fuentes de la empresa reconocen que el primer paso que adoptaron tras comenzar el procedimiento concursal fue poner orden en sus activos y dejar algunos de sus hoteles.

Así, la enseña hotelera Husa ha pasado en 12 meses de explotar 56 establecimientos, la mayor parte bajo régimen de gestión, a los 21 que tiene en la actualidad –dos de ellos en Bélgica–, según la información recogida en su página web. Algunos de ellos, han dejado la enseña tras finalizar el contrato firmado con los propietarios del inmueble, mientras que en otros casos, la empresa ha vendido o cerrado el hotel, caso del Husa Reina Victoria, que cerró sus puertas en diciembre tras 101 años en Valencia, o el Chamartín, que Gowaii adquirió tras abonar 2,3 millones de euros.

Junto a la reestructuración de los activos bajo gestión, Husa también ha realizado un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectó a 369 trabajadores, el 80% de la plantilla, si bien, los despidos se redujeron al transmitir algunos de los hoteles a otros operadores y realizarse una subrogación de los contratos. Fuentes de la empresa recordaron ayer que los despidos se han producido sin generar una alarma social.

Los administradores concursales del grupo Husa comunicaron en octubre al juez titular del Mercantil número 3 de Barcelona que el agujero patrimonial del grupo ascendía a 153,3 millones de euros, fruto de un activo de 68,5 millones y un pasivo de 221,9 millones. Aunque reconocieron que la cuantía podría elevarse por encima de los 200 millones.

El pasivo de las sociedades del grupo corresponde en un 40,2% a deudas contraídas con Hacienda y la Seguridad Social, un 26,4% a créditos financieros –Sabadell y CaixaBank son los bancos con mayores créditos pendientes de pago– y el resto a otros acreedores.

Durante el cuarto trimestre del año, la familia Gaspart inició la búsqueda de un socio financiero con el que poder presentar una oferta de convenio de acreedores. Husa barajó entonces dos nombres, Victory Turnaround y Park Street Advisors y acabó optando por este último, un fondo británico especializado en reestructuraciones empresariales que cuenta con el apoyo en España de Abencys, si bien ninguna ha querido realizar comentarios a este diario. Fuentes de Husa afirman que a finales de diciembre el grupo alcanzó un acuerdo con Park Street Advisors con el que realizar una propuesta de convenio y una ampliación de capital. Desde Husa reconocen que las prioridades pasan ahora por financiar las necesidades de tesorería del conglomerado empresarial durante los seis primeros meses del año, algo que se ha realizado gracias a la inyección de un millón de euros por parte del fondo británico y que se completará ahora con otro millón más, y por elaborar la primera propuesta de convenio de acreedores.

El grupo confía en efectuar en el próximo mes la primera propuesta de convenio y que este sea aprobado antes del verano. De cumplirse estas expectativas, la familia Gaspart reduciría su peso en la matriz del grupo, Chain, desde el 100% actual hasta el 40% y el fondo británico tendría la mayoría en el capital para poner en marcha un plan de expansión para la marca.

 

Atiram Hotels, un negocio creciente

El procedimiento concursal no afecta a todas las sociedades del conglomerado creado por Joan Gaspart. Una de las empresas del grupo que está en plena expansión es Atiram, cadena hotelera que en el último año ha pasado a gestionar varios hoteles anteriormente operados por Husa: el Arenas y el Tres Torres en la ciudad de Barcelona y otros seis en Andorra.

La sociedad que, según su página web, opera 13 establecimientos repartidos en Barcelona, Cáceres, Oviedo y Andorra, comenzó su actividad en 2013.

La empresa, dirigida por María Gaspart Bueno, una de las hijas del empresario, dejó de explotar a principios de diciembre el hotel Barcelona de la ciudad condal. En su lugar, será la cadena Meliá la encargada de gestionar el establecimiento. Meliá ha anunciado que instalará en el inmueble un hotel de la enseña ME, que abrirá sus puertas en 2017 con 173 habitaciones.

La enseña hotelera A Atiram Hotels está en manos de Lihsa, otra de las sociedades de la familia ajenas al procedimiento concursal.

Dentro de los hoteles gestionados bajo la marca Husa se encuentra aún el hotel Illa, de Barcelona. El inmueble es propiedad del grupo Sacresa, de la familia Sanahuja, y que en la actualidad estaría buscando nuevo operador. Un establecimiento que estaría contando con el interés tanto de marcas nacionales como internacionales y que según fuentes del mercado podría cambiar de manos entre este mes y el que viene.