El fondo inglés de inversiones Carey insta el proceso de Urvasco

El dueño de hoteles Silken entra en concurso con 400 millones de pasivo

Urvasco arrastra desequilibrios financieros desde hace años. La crisis económica le cogió con inversiones en marcha en sus negocios hoteleros y de promoción inmobiliaria. Para intentar solucionarlos ha vendido desde activos eólicos hasta obras de arte, sin conseguir equilibrar su balance. Finalmente, el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Vitoria ha emitido este mes el auto del concurso de acreedores del grupo del empresario Antón Iráculis, que suma un pasivo superior a los 400 millones de euros.

El proceso ha sido instado por Carey Value Added, según figura en la sentencia de la magistrada María Teresa Trinidad. Ese fondo británico fue el socio de Urvasco en la puesta en marcha de un hotel conjunto en Londres, un proyecto que fracasó.

De aquella inversión fallida, a Carey le quedó una deuda de 68,9 millones, reconocida en abril de 2013 por el Tribunal Superior de Justicia de Londres. Urvasco no encontró financiación en 2008 para la edificación del hotel en la capital inglesa porque las entidades financieras apreciaron que no cumplía con los niveles exigibles de solvencia, lo que perjudicó a Carey, que ya había adelantado parte de la inversión.

El fondo de inversión inglés solicitó el reconocimiento y ejecución en España de esa resolución en el extranjero. Un largo litigio entre ambas partes que ha acabado en el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Vitoria. En su auto, la magistrada María Teresa Trinidad declara que Carey “ha acreditado la situación generalizada de impago de obligaciones vencidas”, tanto por parte del Grupo Urvasco (GU) como por su filial al 93,25% Grupo Hotelero Urvasco (GHU).

La juez añade además que la deuda de 68,9 millones está reconocida en las cuentas de GHU al cierre de 2013. Esta participada es la que gestiona la cadena hotelera Silken, que integra 32 establecimientos, según la información recogida en su página web. Los más conocidos son Puerta América en Madrid y Dómine en Bilbao, este ubicado frente al Museo Guggenheim. Sin olvidar el Ciudad de Vitoria en la capital alavesa.

Junto a los negocios hoteleros, Grupo Urvasco es uno de los principales promotores inmobiliarios de España, aunque no cotiza en Bolsa. En Bilbao levantó las Torres Isozaki, que albergan casi dos centenares de viviendas junto a la Ría del Nervión.

Urvasco cuenta con un plazo de 20 días para presentar un recurso ante la Audiencia Provincial de Álava contra la declaración de concurso. Fuentes cercanas al proceso dan por descontado que la corporación de Antón Iráculis recurrirá a esa vía, ya que en su día litigó “con fuerza” contra la deuda de Carey al calificarla como “no vencida y sub iúdice” (pendiente de resolución judicial).

Una parte importante del pasivo del grupo vasco es un crédito sindicado de 152 millones con un sindicato de entidades financieras, entre las que se encuentran BBVA, Banco Popular, EBN y CaixaBank.

Las deudas totales se irán conociendo con el paso del tiempo, cuando el administrador del concurso, la sociedad Sindicatura, recopile toda la información. Los acreedores tienen el plazo de un mes para comunicar los impagos del Grupo Urvasco y cerrar el pasivo consolidado.

Su buque insignia, el Puerta de América, en venta

La cadena hotelera Silken gestiona en la actualidad 32 hoteles en España. De ellos, el Puerta de América de Madrid es su buque insignia. Inaugurado en 2005, el establecimiento de cinco estrellas fue concebido por un grupo de arquitectos y diseñadores entre los que estaban Jean Nouvel, Javier Mariscal y Fernando Salas. El hotel cuenta con una superficie de 34.000 metros cuadrados y 315 habitaciones repartidas en 14 plantas y era uno de los reclamos en el proyecto frustrado de la organización de los Juegos Olímpicos para 2012.

Fuentes del mercado confirman que los propietarios del establecimiento, que al mismo tiempo lo operan, llevan desde 2012 buscando un comprador para él. El hotel tendría un precio de mercado de 47 millones de euros, según fuentes del mercado, que remarcan que el Puerta de América tiene unos elevados costes operativos. En opinión de varios analistas, el hotel cuenta con el interés de no pocos operadores hoteleros, pero no habría recibido durante este tiempo ofertas de compra.

Los expertos en el segmento hotelero reconocen que la marca del grupo Urvasco se habría visto penalizada por la crisis económica debido a la localización en ciudades secundarias de varios de sus establecimientos, localizaciones que han sido las más castigadas por la caída durante estos años de la demanda nacional, lo que provocó una reducción del ingreso medio por habitación disponible (revpar). Además, desde el mercado se apunta el excesivo apalancamiento financiero realizado por el grupo del promotor Antón Iráculis, que desembocó en la venta del paquete de deuda que tenía Santander en la cadena a Bank of America Merrill Lynch por unos 15 millones.