Una opción que permite el ahorro

Ocho ventajas de trabajar desde casa para tu bolsillo

Ocho ventajas de trabajar desde casa para tu bolsillo

La llegada de las nuevas tecnologías y el despliegue de Internet han provocado que el teletrabajo sea una opción muy viable para muchas empresas. Los avances en cuestión de comunicación han hecho posible la contratación de trabajadores para que desarrollen sus labores desde la distancia, de modo que el lugar de residencia puede dejar de ser un criterio básico para la selección del personal para un determinado puesto.

Es un tipo de trabajo que por la forma en la que se lleva a cabo necesita de un especial compromiso, eficiencia y consecución de objetivos por parte de los trabajadores. Pero también es una forma de trabajo que aporta ventajas para el trabajador que se traducen en ahorro a la vez que obtener ingresos en forma de nómina. ¿Qué ventajas para el bolsillo tiene?

  • Conciliar vida profesional y vida personal. Una de las principales ventajas es poder compaginar en el mismo momento lo laboral con lo personal. Ello favorece el bienestar del trabajador y por lo tanto la relación con la empresa. El ambiente laboral se mezcla con el familiar y el trabajador ya que los horarios suelen ser flexibles y se pueden combinar ambos aspectos.
  • Ahorro de dinero y tiempo gracias a menos desplazamientos. Trabajar desde casa supone un ahorro, tanto para el bolsillo del trabajador como para el del empresario. El trabajador no tiene que trasladarse, por lo que no tiene que pagar ningún medio de transporte, a la vez que se ahorra otros gastos adicionales como por ejemplo -y aunque suene a broma- el café en la oficina o el refresco en la máquina expendedora.
  • Reducción de estrés y mejora de la salud. El entorno laboral cambia, el hogar es ahora la oficina y eso puede suponer un alivio. Menos estrés laboral y por lo tanto mejoras en la salud ya que muchas de las enfermedades que surgen están asociadas al estrés.
  • Impulso del acceso a la formación en gestión online del trabajo. Esta variante laboral permite un aprendizaje continuo sobre la gestión del trabajo a distancia. Las nuevas tecnologías ayudan a que el teletrabajo sea posible y además se vaya perfeccionando y mejorando, lo que se traduce en la adquisición de conocimientos constantes sobre la gestión del trabajo online. Se produce un aprendizaje profundo sobre el medio en el que se trabaja.
  • Incremento de la motivación y autorrealización y por tanto de la productividad. En la mayoría de las ocasiones se trata de un trabajo por objetivos, lo que provoca una motivación extra. Además el entorno que rodea al trabajador hace que trabaje con más ilusión, dedicación y compromiso. Es una forma de sentirse realizado con el trabajo desempeñado.
  • Oportunidad laboral a quienes no pueden incorporarse al entorno laboral. El teletrabajo elimina las barreras geográficas y permite la incorporación al trabajo a personas con movilidad reducida por ejemplo. Se consigue proporcionar una oportunidad laboral y una integración al trabajo a personas con discapacidad.
  • Menor gasto en transporte. No hay que trasladarse a una oficina que si no se tiene suerte puede estar a muchos kilómetros de casa, con el consiguiente gasto en trasporte que acarrea, ya sea público o privado. No habrá que adquirir abonos mensuales de transporte ni mirar el precio del combustible a diario y eso el bolsillo lo nota.
  • Reducción accidentes laborales. La ventaja anterior aporta una ventaja añadida, y es que se reducen los accidentes laborales producidos de camino al lugar de trabajo. En 2013 72.998 personas tuvieron un accidente al coger el coche para acudir al trabajo entre personas heridas leves, graves y fallecidas según los datos aportados por la Dirección General de Tráfico a través del Ministerio del Interior

Habrá que ver si cada vez son más las compañías que se plantean el teletrabajo como una opción principal o si bien siguen apostando por el modelo tradicional.