Reino Unido, Portugal y Francia, citas destacadas

Calendario electoral 2015: citas clave para los inversores

Calendario electoral 2015: citas clave para los inversores Ampliar foto

Reino Unido, Francia, España, Portugal... Las citas electorales son mucho, y algunas son de gran trascendencia para la tranquilidad de los inversores en Europa. Solo España cuenta con cinco citas electorales diferentes.

Estonia, elecciones parlamentarias. Estos comicios se celebrarán con toda probabilidad el domingo 1 de marzo. Serán las primeras eleciones desde la dimisión de Andrus Ansip, que había oupado el puesto de primer ministro durante nueve años. Tras su dimisión gobierna una coalición entre el Partido Reformista  y los socialdemócratas. Esta última formación sustituyó al partido conservador Pro Patria y Res Pública. Con todo, el tamaño del país lo hace prácticamente irrelevante para los inversores europeos. 

Francia, elecciones regionales. Esta sí es relevante. Es, de hecho, una de las citas que despiertan mayor inquietud en el seno de Europa por la importancia del país para la estabilidad continental. Es el primero de los dos comicios que se van a celebrar en Francia este año, y podrían dar la victoria a la ultra derechista Frente Nacional, que lidera Marine Le Pen. 

De cumplirse el pronóstico, el FN quedaría por delante de los dos partidos tradicionales en Francia, el conservador Unión por un Movimiento Popular (UMP) que preside Nicolas Sarkozy, y el gobernante Partido Socialista francés (PSF) del presidente Hollande. Y si ganase la líder francesa, los nervios se podrían desatar por el carácter antieuropeista y xenófobo de la formación.

Finlandia, elecciones parlamentarias. Finlandia presenta un escenario complejo, con hasta cuatro partidos con aspiraciones de alcanzar el poder. El Gobierno liberal de Alexander Stubb no pasa por sus mejores horas, lo que ha impulsado al conservador Partido de Centro, más decididamente europeísta aunque con euroescépticos en su seno. Su especial relación con Rusia, paías con difíciles relaciones con la UE, dan más relevancia a esta cita.

Reino Unido, elecciones generales. El 7 de mayo, Reino Unido vota quién será el político ue ocupe el 10 de Downing Street. No serán unas eleciones más. Su actual inquilino, el conservador David Cameron, adelantó en 2014 que si resulta ganador convocará un referéndum sobre la permanencia británica en la UE.
No las tiene todas consigo, en todo caso. La mala gestión en el referéndum escocés y las políticas de austeridad, el auge del partido antieuropeísta UKIP y la debacle de los liberales, su de Gobierno, hacen que el Partido laborista vuelva a tener opciones tras la debacle de las últimas elecciones.

Dinamarca, elecciones generales. Nos ponemos ya en septiembre. Los sondeos dan ventaja momentánea al Partido Liberal, aunque los expertos apuntan a que lo más probable es que sea el Partido Socialdemócrata quien acabe ganando y se conserve el poder. Dicen que por influencia de la socialdemocracia sueca. No parece que estos comicios vayan a inquietar demasiado a los inversores.

Portugal, elecciones generales. Otra de las grandes citas por tratarse, como Grecia, de un país rescatado (en realidad, nuestro vecinos ya salieron del rescate). No parece que sigan el ejemplo español a la hora de dar protagonismo a formaciones de nuevo cuño que pongan en peligro el bipartidismo: los últimos sondeos predicen por el momento un cambio de gobierno. Ahora lo ocupa la fuerza de centro derecha Partido Social Demócrata, del presidente Pedro Passos Coelho, pero podría recalar en el centroizquierdista Partido Socialista, que fue desalojado por el anterior. Y eso, sin olvidar que es probable que pequeños partidos como la izquierdista Coalición Democrática Unitaria o el derechista Centro Democrático Social–PP den la llave de la gobernación.

Polonia, elecciones parlamentarias.  En comparación, son las elecciones más aburridas e irrelevantes. probablemente sea por su pasado comunista, pero allí, la disyuntiva se limita a derecha moderada o derecha. Si quieren emoción, pongan Antena 3 un sábado por la tarde. 

Francia, elecciones regionales. Más o menos la misma situación que en las locales. Hollande puede contar con un buen castigo en las urnas y con un auge de la ultraderecha.