Quiere que Ferrovial, los March y TCI pujen a más de 55 euros

El Gobierno intenta retener al núcleo duro de Aena a los nuevos precios

Ana Pastor, ministra de Fomento, y José Manuel Vargas, presidente de Aena.
Ana Pastor, ministra de Fomento, y José Manuel Vargas, presidente de Aena.

El Ejecutivo aspira a que Ferrovial, el fondo británico The Children’s Investment (TCI) y Los March eleven sus ofertas para que entre los tres controlen alrededor del 20% de Aena. Pagarían en torno a 55 euros por acción y mantendrían a sus consejeros.

Dos inversores de referencia, Ferrovial y TCI, fueron expulsados del núcleo duro de Aena el martes, y los March se quedaron al borde del precipicio. El Gobierno subió la banda orientativa de precios de la oferta pública de venta (OPV) del gestor de aeropuertos hasta situarla entre 53 y 58 euros por acción, frente a la anterior, que oscilaba entre los 43 y los 55.

El grupo de construcción y de servicios presidido por Rafael del Pino había ofrecido 48,66 euros por título por el 6,5% del capital; el hedge fund TCI, 51,60 por un 6,5% también;y los March, a través de Corporación Financiera Alba, 53,33 por el 8%. Fuentes conocedoras de la marcha de la operación aseguran que el deseo del Gobierno es que la privatización mantenga su diseño inicial.
El Ministerio de Fomento siempre defendió la creación de un núcleo estable de accionistas para el gestor de aeropuertos. Cada uno de los tres elegidos tenía, y tiene a juicio del Gobierno, un cometido en la compañía. TCI es el inversor extranjero, Ferrovial es el socio industrial con experiencia en la gestión de aeródromos, y los March es la familia de banqueros que siempre realiza apuestas estables y que toda compañía querría para su accionariado.

Los contratos privados firmados el 16 de octubre tenían el defecto de que impedían igualar las pujas en caso de que las propuestas fueran superadas por el precio de OPV. La buena noticia, para el Gobierno, es que el atractivo de la compañía se ha disparado desde el primer intento. Unos resultados por encima de lo esperado, la inyección de liquidez anunciada por el BCE, y el repunte de la Bolsa en general y de los gestores aeroportuarios en particular han propulsado la avidez por la compañía española.Ahora, el Estado ingresará entre 3.900 y 4.300 millones, cuando en un principio calculaba entre 3.000 y 3.900.

Los bancos coordinadores de la OPV –Merrill Lynch, Goldman Sachs, Morgan Stanley, BBVA y Santander– mostraron ayer al Ejecutivo unos libros de órdenes de grandes fondos de inversión y de pensiones extranjeros con unos números extraordinarios. Tan extraordinarios como que en el comité de seguimiento de la privatización se acordó elevar el número de acciones de la OPV en su tramo institucional en 19,5 millones de títulos (el 13% de Ferrovial y TCI) de entrada y casi con toda probabilidad en los 12 millones de títulos de los March. El tramo institucional de la OPV, a diferencia del minorista, es discrecional, y Enaire –es decir, el Gobierno– señalará con el dedo a quiénes quiere en el capital.

Si los tres socios se presentan a la OPV con precios atractivos, en el entorno de la media del nuevo rango (55,5 euros), se les entregarán las acciones y se respetarán a sus representantes en el consejo. Los inversores, eso sí, ya no estarían sometidos al compromiso de permanencia de 12 meses en el capital. Fuentes cercanas al Gobierno confían en que los March eleven su puja, si bien un portavoz de Corporación Financiera Alba señala que aún no se ha tomado ninguna decisión. Desde Ferrovial indican también que no han tomado una decisión y desde TCI declinan hacer comentarios.