La formación de Pablo Iglesias se queda a 3,4 puntos del PP

El CIS sitúa a Podemos como segunda fuerza política y supera al PSOE

La caída del PSOE no impide que Pedro Sánchez aparezca como el líder político más valorado

El 76,5% califica la situación económica como mala y el 29,3% considera que está peor que hace año

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias EFE

Podemos, un partido que apenas cuenta con un año de historia, sería hoy la segunda formación política si se celebrasen elecciones generales y desbancaría al PSOE. Así lo refleja el barómetro de enero publicado ayer por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que otorga a la formación de Pablo Iglesias un 23,9% en estimación de voto frente al 22,2% del PSOE. Es la primera vez que Podemos supera al partido liderado por Pedro Sánchez. El PP, por su parte, se mantiene como primera fuerza con un 27,3% de estimación de voto, un porcentaje similar al sondeo de octubre.

El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso, Antonio Hernando, restó valor a la encuesta del CIS porque “coincide sospechosamente” con la estrategia del Partido Popular de “ningunear” al PSOE. Aun así, como en los anteriores sondeos, la formación liderada por Pablo Iglesias es la primera fuerza política en voto directo, es decir, antes de que los datos pasen por la cocina del CIS. Así, la mayoría de encuestados responde Podemos a la pregunta acerca de qué partido votaría si mañana se celebrase elecciones. El sondeo se realizó entre el 2 y el 12 de enero.

A pesar del mal dato que supone el sondeo para los socialistas, el líder del PSOE, Pedro Sánchez, aparece como el político mejor valorado. Logra una puntuación de 3,68 frente al 2,24 del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Más del 85% de los encuestados señala que el jefe del Ejecutivo le inspira “poca” o “ninguna confianza”. Sánchez rechazó opinar sobre el barómetro. “A trabajar”, se limitó a decir cuando los periodistas le preguntaron su opinión sobre la encuesta que se publica cuando falta menos de un año para la celebración de elecciones generales. Además, el 22 marzo se votará el nuevo parlamento de Andalucía, el 24 de mayo será el turno para las elecciones autonómicas y locales. Además, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ya anunció su intención de celebrar comicios el 27 de septiembre.

Este año será clave para comprobar si realmente Podemos deviene en la fuerza que apuntan todas las encuestas. El partido de Pablo Iglesias rechaza posicionarse en el eje izquierda-derecha para abarcar el mayor número de votantes posible. La táctica parece funcionarle hasta cierto punto en la medida en que el 29,6% de los encuestados es incapaz de ubicar ideológicamente a Podemos. El porcentaje alcanza el 49% en el caso de Ciudadanos. Aunque en una escala donde el 1 es izquierda y el 10, derecha, un 27,4% sitúa a Podemos en la extrema izquierda. Además, la mayoría de los encuestados que asegura que votará al partido de Pablo Iglesias también se considera de izquierdas.

El granero de votos de la nueva formación está en el PSOE, IU y en electores que no votaron en 2011

¿Y de dónde salen los votos para el nuevo partido? Podemos es la opción elegida por el 33% de los encuestados que no tenían edad de votar en 2011. Por otra parte, un 40,6% de los que reconocen que votaron en los anteriores comicios a Izquierda Unida, hoy, se decantaría por la formación de Iglesias. Un 26,1% del votante socialista también se iría a Podemos. De hecho, del total de encuestados que señalan que votarían hoy a Podemos, el 29,5% apostó por el PSOEen las anteriores elecciones, el 16,72% no votó y otro 14,41% dio su confianza en 2011 a Izquierda Unida. El partido revelación araña votos de todas las formaciones incluso el PP. Así, el 7,3% de los que eligieron a Rajoy ahora darían su voto a Iglesias.

Los partidos tradicionales ven la irrupción de Podemos como la consecuencia del malestar ciudadano ante la crisis económica. El presidente de la Comunidad de Madrid y miembro del PP, Ignacio González, argumentó que los resultados del CIS reflejan un “cabreo momentáneo”. Y advirtió que no es el momento de realizar “experimentos”. Desde las filas socialistas, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, minimizó la importancia de las proyecciones electorales. “El PSOE no se puede estar preocupando de encuestas, se tiene que preocupar de los problemas de la gente; como se entretenga en encuestas entonces no está en lo que tiene que estar, que es dar soluciones a los ciudadanos”, destacó.

El portavoz de Izquierda Unida en el Congreso, José Luis Centella, manifestó que el sondeo del CIS demuestra que “hay partido” y que el bipartidismo no va a poder gobernar y va a pasar a formar parte del pasado. Señaló que, pese a que Podemos roba muchos votantes a su formación, los datos no son malos. En estimación de voto, Izquierda Unida sería la cuarta fuerza política con un 5,2% y mejora sus datos respecto a octubre. Le seguiría UPyD, con un 4,6%. El CIS muestra que Ciudadanos, el partido catalán de Albert Rivera que dará el salto a la política nacional, se quedaría con el 3,1% de los votos. En octubre, el barómetro solo le otorgaba el 2,1% en estimación de voto. Un 20,8% de los ciudadanos asegura que no tiene decidido su voto y un 13,6% señala que se abstendrán.

Pesimismo económico
El 76,5% de los encuestados califican como "mala" o "muy mala" la situación económica de España. Tres de cada diez españoles consideran que está peor que hace un año, un 54,7% cree que la situación es igual y un 14,9% detecta una mejoría. Sin embargo, el número de personas que considera que la economía irá mejor dentro de un año supera a los encuestados que opinan lo contrario. Un 27,8% se muestra optimista frente al futuro de la economía en general y un 16,4% pesimista. La mayoría, un 44,3%, cree que dentro de doce meses las cosas seguirán igual que ahora.

Sin embargo, cuando los encuestados responden acerca de su situación personal, las perspectivas son mejores. Así, un 21,7% considera que, dentro de un año, gozará de una mejor posición económica frente al 8,6% que opina lo contrario.