Será nombrado por el Consejo de Ministros a mediados de mes

Jaime Ponce sustituirá a Carrascosa al frente del FROB

El próximo director general del FROB, Jaime Ponce.
El próximo director general del FROB, Jaime Ponce.

El actual subdirector general de Legislación y Política Financiera en la secretaría general del Tesoro del Ministerio de Economía, Jaime Ponce, sustituirá a Antonio Carrascosa como director general del Fondo de Reestructuración de Ordenación Bancaria (FROB), según informaron ayer a Efe fuentes del Ministerio de Economía. Carrascosa, que dirigía desde el 6 de julio de 2012 el FROB, al que llegó desde el puesto de director general de Política Económica del Ministerio de Economía, abandona su cargo para formar parte como director general del nuevo organismo que gestionará los futuros rescates europeos.

Ponce, jurista sin vinculación política, que ha desarrollado toda su carrera en la Administración del Estado, será nombrado director general del FROB por el Consejo de Ministros a mediados de este mes. Su nombramiento ha sido propuesto por el ministro de Economía, Luis de Guindos, tras escuchar la opinión del Banco de España.

Una vez se apruebe la ley de resolución de entidades de crédito, prevista para el mes de mayo, Ponce pasara de director general a ser presidente del FROB –en sustitución del subgobernador del Banco de España Fernando Restoy– por un periodo de cinco años. Desde esta silla representará a España ante el Mecanismo Único de Supervisión Europeo (MUS).

Jaime Ponce, que ejerce actualmente como subdirector general de Legislación y Política Financiera en la Secretaría General del Tesoro del Ministerio de Economía, ha desarrollado prácticamente toda su carrera profesional en el Tesoro.Es licenciado en Derecho y Economía, y Máster en Dirección Pública, además de vocal del Consejo de Administración del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Sus responsabilidades técnicas se centran en el diseño y ejecución de la regulación y política financiera española, tanto en materia bancaria como de mercados de capital.

Además, ha tenido una implicación muy intensa en la negociación europea de la Unión Bancaria (Mecanismos únicos de Supervisión y Resolución) y en todas las reformas financieras de los últimos años, además de en el arbitraje de las participaciones preferentes.