El índice se acerca al 10.600 y Atenas avanza un 11,27%

El Ibex acaricia el 10.600 gracias al nuevo plan griego

Operadores en el parqué de Nueva York.
Operadores en el parqué de Nueva York. REUTERS

Amor y odio. Estas son las dos fuerzas enfrentadas que, según Empédocles, filósofo y poeta griego, se suceden entre sí y mueven el mundo. 26 siglos después de su muerte, el comportamiento de unos mercados muy pendientes de Grecia parece darle la razón. Las Bolsas europeas han festejado con alzas la concreción de la propuesta de Grecia para reestructurar su deuda que excluye las quitas y busca tranquilizar a los inversores privados, quienes quedarían fuera del canje que plantea el país heleno. Así que, del odio al amor, del temor al alivio, hoy ha sido un día de compras en toda Europa, sobre todo en Grecia, tanto en Bolsa como en el mercado de deuda, al calor de la moderada propuesta de Syriza, mucho menos inquietante que sus planteamientos iniciales.

Despejado el miedo a una quita de la deuda griega, el Ase, principal indicador de la Bolsa helena, avanza un 11,27% en su mejor sesión desde 2011. Los bancos encabezan, igual que ayer, los ascensos. Las entidades financieras fueron las más castigadas la semana pasada, hasta el punto de que perdieron cerca de la mitad de su valor en Bolsa, por lo que una mayor moderación de las propuestas del Gobierno griego supone un alivio para ellas. National Bank of Greece sube un 20,7%; Attica Bank, un 18,7%; Piraeus Bank, un 18,3%... Aun así, los bancos helenos siguen por debajo de su cotización antes de las elecciones de hace dos semanas en las que Syriza se hizo con el poder. Su situación continúa siendo delicada, ya que tres entidades han pedido al BCE acogerse a la línea de liquidez de emergencia (ELA), sobre lo que decidirá mañana el organismo.

Keith Wade, economista jefe de Schroders, ha dado la bienvenida al plan del Gobierno heleno al afirmar que la propuesta podría funcionar. En esta línea, Alberto Spagnolo, director de inversiones de Julius Baer, ha explicado hoy durante su presentación de perspectivas para 2015 que el Ejecutivo griego tenía dos opciones: o plantear sus propuestas alternativas dentro del sistema o romperlo, lo que habría sido más preocupante. “Creo que en Grecia está claro que quieren jugar dentro del sistema, y por eso no nos preocupa, porque es el juego político habitual”, afirma, resumiendo el sentir generalizado en el mercado tras conocerse la propuesta del nuevo ejecutivo heleno.

Por esta razón, el superlativo buen recibimiento al plan de Grecia en la Bolsa griega se ha extendido, aunque con una efusividad menor, al resto de parqués europeos. El Ibex, que ayer fue el peor de Europa, en buena medida, por miedo al contagio griego, se desquita hoy y avanza un 2,62% hasta los 10.598,2 puntos en su mejor jornada desde diciembre del año pasado. Gracias a esta subida, el selectivo rompe la resistencia técnica de los 10.581 puntos, según los expertos de Noesis.

33 de los 35 valores que componen el Ibex cerraron en verde. Solo Grifols (-0,97%) y Amadeus (–0,03%) anotaron caídas. Bankia, que avanza un 5,9% y Gamesa, un 5,2%, logran los mayores ascensos al cierre. El selectivo español ha contado además con el apoyo de las positivas cuentas de Santander, que avanza un 4,6%. La entidad presidida por Ana Patricia Botín es la mayor compañía del selectivo y la buena acogida de los inversores a sus resultados del año pasado propulsa al sector financiero, que pesa cerca de un 40% en el índice. Así, BBVA sube un 3,86%, Popular, un 3,46%; Sabadell, un 2,46%; CaixaBank, un 1,91% y Bankinter, un 1,7%.

Las otras Bolsas europeas también suben, con alzas que van desde el 0,6% del Dax alemán hasta el 2,4% del FTSE MiIb italiano. El repunte en el precio del petróleo, que acumula cuatro sesiones seguidas al alza y podría indicar una estabilización del oro negro, permitte al sector de recursos básicos y al de las petroleras ser los mejores del día en Europa. Este repunte del precio del crudo también contribuyó a nuevas alzas en Estados Unidos, igualmente lideradas por los sectores ligados al petróleo, lo que también jugó a favor de las Bolsas europeas en la parte final de la sesión. Hoy, el barril de crudo Brent avanza hasta los 56,4 dólares.

Relajación en el mercado de deuda

Los planes del Gobierno griego, que ha jugado un papel decisivo en la jornada bursátil, también se han dejado sentir con nitidez en el mercado de deuda, a pesar de que, como recuerdan los expertos de Renta 4, el calendario de las negociaciones entre Grecia y la UniónEuropea no está cerrado y aún queda mucho camino por recorrer.“Antes de final de mes podríamos tener una propuesta detallada y luego se tardaría otro mes y medio (que nos llevaría a mediados de abril) para llegar a un acuerdo”, explican. Pero las perspectivas sobre estas negociaciones parecen bastante más halagüeñas de lo esperado hace unos días y con eso basta para aflojar la presión sobre la deuda helena en el mercado.

La rentabilidad de la deuda griega con vencimiento a una década ha empezado la sesión en el 10,9% y la cierra en el 9,51%. También baja el interés (inverso al precio) del bono a tres años (del 19,6% al 16,3%). La mejoría que anota la deuda soberana griega es un estímulo para los bonos del resto de países europeos. La rentabilidad de la deuda española a diez años baja hasta el 1,47%, con la prima de riesgo en los 112 puntos básicos.

La caída de la tensión procedente de Grecia también permite un repunte del euro, que se apreció hasta los 1,148 dólares, ya que se aleja la salida de Grecia de la moneda única.