Editorial

Las buenas nuevas del automóvil

La doble novedad aportada ayer por el sector de automoción es la quintaesencia del acertado rumbo que sigue esta industria en España. Por un lado, el mercado confirmó su buen estado con un crecimiento del 27,5% en el mes de enero. Un significativo aumento para empezar el ejercicio que hace más factible la posibilidad de recuperar el millón de unidades vendidas en un año –en 2014 se matricularon 855.308–. Todo indica que la redonda cifra, perdida con la crisis, vuelve a estar al alcance. La otra buena nueva ha llegado de París. Ha sido la presentación del nuevo vehículo que Renault fabrica en Palencia, cuya comercialización iniciará el próximo verano. El todoterreno Kadjar se mostrará al público en el próximo Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, en marzo, y es un modelo entre el Captur –que Renault fabrica en Valladolid para todo el mundo– y el Koleos, que se monta en Corea del Sur. El Kadjar esta está incluido en el Plan Industrial de la compañía en España y es un ejemplo más de los nuevos modelos que las plantas nacionales están consiguiendo de sus casas matrices. Ante estas buenas noticias, no está de más recordar, por un lado, la necesidad de mantener la tensión competitiva –el Kadjar se empezará a fabricar también en China en 2016– y, por otro, que el mercado interior sigue enchufado al PIVE.