El grupo libanés habría planteado la oferta más alta

Los directivos de Pepe Jeans plantean dudas sobre la venta a M1

La posibilidad de cambiar la sede del grupo textil genera dudas a los directivos

Tienda de Pepe Jeans en la calle Hermosilla de Madrid.
Tienda de Pepe Jeans en la calle Hermosilla de Madrid.

Dudas de última hora de la dirección de Pepe Jeans sobre la idoneidad de la venta al grupo libanés M1 podrían alargar el plazo de cierre de la venta del grupo de moda prevista para hoy o mañana.

De acuerdo a fuentes conocedoras de las negociaciones, el grupo libanés habría planteado la oferta más alta frente al francés PAI Partners, que participa en España en el capital de Cortefiel. Sin embargo, la posible pretensión de situar la sede de Pepe Jeans fuera de España o el empleo de recursos para rescatar Façonnable en Francia no convencería a los directivos de la empresa de moda que controlan el 30% del capital.

Fundada en los años setenta en Londres, la compañía está controlada por Torreal, propiedad de la familia Abelló, que posee un 31%; el fondo Artá Capital, de Corporación Financiera Alba, con el 16%; y el fondo francés L Capital, controlado por la familia Arnault propietaria de LVMH, con el 12%.

PAI Partners afronta la operación tras crear uno de los mayores fondos de inversión, PAI Europe VI, que contará con más de 3.000 millones de euros. En 2006 la firma dirigida en España por Ricardo de Serdio participó en la compra del grupo Cortefiel en una operación valorada en 1.500 millones de euros junto con CVC y Permira.

M1 Group es un fondo creado en 2007 por los hermanos Mikati, la mayor fortuna del Líbano, superando los 6.000 millones de dólares según Forbes. Con presencia en el mercado inmobiliario, las telecomunicaciones o las compañía aéreas, su anterior adquisición en moda fue la marca francesa Façonnable. La cadena, que adquirió por 150 millones, ha acumulado pérdidas en los últimos cinco años casi por la misma cantidad. El grupo libanés, que cuenta con el apoyo financiero y asesoramiento de City en la operación, pretendería con esta operación mejorar la situación de la firma francesa, convenciendo al actual equipo directivo de Pepe Jeans para relanzar también Façonnable.

La venta de Pepe Jeans se produce cuando la cadena ha mejorado notablemente los resultados de facturación de años anteriores. Cerró su anterior ejercicio en marzo de 2014 con una subida en las ventas de 6%, hasta los 515 millones de euros, según figura en el Registro Mercantil. Logró además mejorar sus beneficios un 57% hasta los 47 millones.