ACS, FCC y grupos chinos pugnan por ampliar el metro de Panamá

Nuevo pulso España-China por una obra de 2.000 millones

La línea 2 del metro de Ciudad de Panamá está valorada en unos 2.100 millones de euros

FCC se ha aliado con la brasileña Odebrecht y ACS forma equipo con la mexicana ICA

Futura línea 2 del metro de Panamá Ampliar foto

América acoge un nuevo enfrentamiento entre dos formas de hacer en el mundo de las infraestructuras: la europea y la asiática. Y más concretamente, la española y la china. Panamá tiene lanzado el proceso para seleccionar un consorcio constructor para la línea 2 del metro de la capital, escasos meses después de que FCC, la brasileña Odebrecht y el fabricante de trenes Alstom inauguraran la primera línea del metro, ejecutada por 2.000 millones de dólares (1.762 millones de euros).

La nueva llamada al sector resuena por los centenares de millones de dólares que costará el segundo ramal del metro, que parte con un presupuesto aproximado de 2.400 millones de dólares (2.110 millones de euros), convirtiéndose en un pastel apetecible. Pero en todo caso, un pastel reservado solo para gigantes. El consorcio ganador deberá adelantar 100 millones de dólares en concepto de garantías.

Fuentes cercanas al proceso aseguran que FCC vuelve a formar equipo con Odebrecht tras el éxito obtenido en la primera línea. La firma brasileña tendría el control del capital de un consorcio que parte con la ventaja de conocer a fondo el proyecto, condiciones de trabajo y al propio cliente, la Secretaría del Metro de Panamá que dirige Roberto Roy. El plazo para la presentación de las propuestas económica y técnica finalizaba el 31 de enero, fecha que ha sido ampliada hasta el 12 de febrero por requerimiento de las empresas interesadas.

ACS, por su parte, se ha aliado con ICA, la mayor constructora mexicana, y la peruana Graña y Montero, con experiencia en la construcción de la línea 1 del metro de Lima (Perú). El propio Florentino Pérez se ha volcado en dar a conocer a la autoridades locales el interés de ACS por desarrollarse en Panamá.

Al margen de que puedan surgir otros oponentes europeos o americanos, se da por hecho la puja de constructoras chinas, muy probablemente encabezadas por el conglomerado público China Railway Construction Corporation.

Como viene sucediendo en otros grandes concursos de infraestructuras en Latinoamérica, los distintos oponentes pueden complementar sus presupuestos de construcción con una oferta de financiación. Ya sucedió de este modo en el proceso para seleccionar constructora para el ferrocarril de alta velocidad entre México DF y Querétaro, adjudicado por China Railway Construction y finalmente revocado por el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Créditos blandos

Es en el capítulo de la financiación donde las firmas chinas se están mostrando prácticamente imbatibles al presentar el respaldo de su banca pública a precios fuera de mercado. Una circunstancia ante la que las constructoras españolas demandan mayor apoyo del Banco Europeo de Inversiones a compañías de la UE en los concursos internacionales.

Las constructoras españolas juegan la baza del conocimiento y la práctica a la vista de que la oferta técnica pesa un 51% en la puntuación, por el 49% de la propuesta económica.

El concurso para la segunda línea del metro de Ciudad de Panamá dio sus primeros pasos el pasado mes de septiembre. La infraestructura tendrá 21 kilómetros, repartidos en 16 estaciones, y el consorcio adjudicatario se encargará del diseño, la obra civil, instalaciones auxiliares, suministro del material rodante y la puesta en operación. El plazo para entregar la obra es de 46 meses.

Una peculiaridad del proceso es que Panamá busca pagar la infraestructura en siete años. En 2015 afrontará el 7,5% del coste; en 2016 pagará un 11%; en 2017 abona el 18,7%; otro 14,8% sería atendido en 2018; en 2019 afrontaría el 16% de la factura, y así progresivamente hasta cerrar en 2022 con el pago del último 6,2% del presupuesto.

Un centenar de empresas interesadas en el proyecto

Tren de Alstom en la línea 1 del metro panameño.
Tren de Alstom en la línea 1 del metro panameño.

La ampliación del recientemente estrenado metro de Ciudad de Panamá ha suscitado el interés de casi un centenar de empresas de América, Europa y Asia, incluidos bancos como el Santander y constructoras e ingenierías españolas como Sacyr, OHL, Acciona, ACS, FCC, Isolux Corsán, Indra y Sener. Son abundantes las referencias chinas, coreanas y brasileñas las que han participado en actos informativos previos.

El proyecto de la línea 2 ha sido decalarado de interés público y está llamada a dar servicio al Este de Ciudad de Panamá después de que la primera línea cubiera el eje norte-sur. El trayecto en hora punta en coche puede llevar entre 90 y 120 minutos, mientras el tren pretende cubrirlo en no más de 25 minutos.

La Secretaría del Metro de Panamá estima que el área Este superará los 750.000 habitantes en el año 2035, cuando se esperan 400.000 clientes diarios en la línea 2. La capacidad inicial pretendida para la nueva infraestructura es de 16.000 pasajeros por sentido y hora, aunque será diseñada para soportar picos de 40.000 viajeros.