Se plantean algunas dudas de qué podría ocurrir si el mercado actual de este tipo de tecnologías se desviase
¿Habrá que cambiar de coche cada vez que cambies de smartphone?

¿Habrá que cambiar de coche cada vez que cambies de smartphone?

Toda la tecnología que rodea a los teléfonos inteligentes está continuamente avanzando e innovando nuevos campos y funcionalidades. Poco a poco los smartphones son capaces de controlar más cosas y aspectos en nuestras vidas y cada vez hay más competencia entre los fabricantes de este tipo de dispositivos.

Indistintamente del sistema operativo que gobierne los smartphones, se ha podido ver cómo desde un móvil se puede controlar un televisor, un robot, un electrodoméstico, etc. Además, recientemente los propios coches están sacando plataformas multimedia que comparten sistema operativo y funcionalidades con los móviles.

En este último caso, se puede ver como por un lado está Apple CarPlay que llegó el pasado mes de marzo y por otro está Android Auto, que fue presentado el pasado mes de junio. Dos plataformas que muchos de los actuales coches ya están integrando y que se sincronizan con los actuales teléfonos fácilmente para ofrecer unos servicios de navegación, música, llamadas y textos a una interfaz de pantalla táctil que se basa principalmente en le interacción de voz para que el conductor mantenga su atención a la carretera y sus manos al volante.

Tal vez esto no es ningún problema, pero el mercado podría desviarse y se podría dar el caso que en un futuro próximo estos sistemas multimedia de los coches no fuesen compatibles con los nuevos teléfonos inteligentes de dentro de unos años.

Y es que a diferencia de los dispositivos móviles que más o menos se pueden ir cambiando cada cierto tiempo, los coches suponen un gasto infinitamente mayor y no sería factible estar cambiando de coche como se puede hacer de móvil.

Por lo tanto, cabe la posibilidad de que después de comprar un coche equipado con este tipo de tecnología, con el paso de unos años los sistemas integrados en los coches no entiendan la tecnología de los futuros teléfonos inteligentes y se tenga que retroceder a la época en la que los teléfonos se depositaban en los portavasos y era imposible utilizarlos dentro de los coches, ni siquiera a través de Bluetooth.

Actualmente, marcas como Audi, Chevrolet, Chrysler, Dodge, Ford, Honda, Hyundai, Jeep, Kia, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru, Volkswagen y Volvo ya integran sistemas en algunos de sus modelos con Apple CarPlay y Android Auto.

Pero ni Apple ni Google tiene el monopolio de este tipo de tecnologías que por ejemplo compañías como Microsoft podrían ofrecer, aunque para competir con estos sistemas ya establecidos necesitaría ofrecer algo diferente a lo que Android Auto y CarPlay suministran.

En el CES 2015 que se celebró a principios de este mes de enero ya se pudo ver como Volkswagen podría empezar a utilizar MirrorLink, que se trata de otra plataforma cuya base es la misma que las citadas anteriormente y que ofrece una conectividad perfecta entre un teléfono inteligente y el sistema de información y entretenimiento del coche.

Sin duda, las preguntas ahora están en el aire ¿cómo evolucionarán próximamente este tipo de tecnologías? ¿Será el coche quien me haga cambiar de teléfono o el propio teléfono quien me haga cambiar de coche?

Normas
Entra en El País para participar