SMA Solar, con filial en España, suprime 1.600 puestos

El primer fabricante de aparatos fotovoltaicos anuncia despidos

Aparato de SMA Solar.
Aparato de SMA Solar.

El grupo alemán SMA Solar Technology ha comunicado hoy su intención de suprimir 1.600 puestos de trabajo a tiempo completo antes del próximo 30 de junio por la caída de ingresos. En un comunicado la compañía indica que prevé un ejercicio 2015 complicado tras unas pérdidas estimadas en 2014 de 115 millones de euros. La reducción de empleo "es la única manera que tenemos de romper la caída de ventas, desgraciadamente la medida es inevitable", señala el director del grupo Pierre-Pascal Urbon.

SMA Solar Technology es la mayor compañía del mundo fabricante de componentes empleados en la industria fotovoltaica, con fábricas en Alemania, Estados Unidos, y Sudáfrica. Los aparatos fabricados por SMA Solar transofrman la energía solar en corriente alterna. En España el grupo cuenta con una división en la que trabajan cerca de medio centenar de personas. "La idea es que la estructura del grupo se adecue a una realidad con la que no se contaba", han comentado fuentes de la empresa en Barcelona, que confíen en que la medida anunciada hoy por la matriz no afecte a la filial ibérica dada su pequeña estructura.

La Asociación Europea de la Industria Fotovoltaica (EPIA, por sus siglas en inglés) informó el pasado mes de noviembre que de menos de un megavatio en 2006 instalado en Europa se pasó a más de 13,7 gigavatios en 2010 y a 22,3 gigavatios en 2011, pero que 2013 fue el más bajo desde 2009. El informe de la patronal europea publicado el pasado año indicaba sobre España que el país “ha demostrado que el sobrecalentamiento supone un boom un año y la ruina al siguiente”, en referencia al récord de 2.707 megavatios que se instalaron en 2008, según cifras de la Unión Española Fotovoltaica (Unef). En 2013, España instaló 118 megavatios, un descenso del 64,5% respecto al año anterior, “en un contexto de crisis económica, la inmensa sobrecapacidad del sector eléctrico y una gran oposición de las autoridades y de los inversores a la fotovoltaica”, señalaba el informe.