Dana Dunne, nuevo CEO de eDreams

“Mi objetivo es que eDreams desarrolle todo su potencial”

Dana Dunne, consejero delegado de eDreams.
Dana Dunne, consejero delegado de eDreams.

Javier Pérez-Tenessa, hasta hoy máximo responsable de eDreams y fundador de la empresa hace ya 15 años, ha decidido retirarse de la primera línea de fuego de la gestión del grupo de reservas turísticas. El anuncio fue una sorpresa para el mercado, aunque curiosamente los inversores bendijeron el cambio con una subida en Bolsa para la compañía del 5,8%.

Pérez-Tenessa se mantendrá en eDreams como presidente de honor, mientras que Philip Wolf, que entró en el consejo de la empresa en abril de 2014, será a partir de ahora el presidente no ejecutivo.

El fundador de eDreams abandona la dirección de la compañía que creó en 2001 tan sólo nueve meses después de su debut bursátil. El exejecutivo es un veterano de internet que trabajó en Netscape.

Dana Dunne, el nuevo consejero delegado de eDreams, ha trabajado anteriormente como consejero delegado para AOL Europa, como director comercial de Easyjet y en McKinsey. Se incorporó a la compañía en el año 2012 como director general de Operaciones y desde hoy es el nuevo primer ejecutivo con una misión bien definida: “Mi objetivo es lograr que la compañía logre todo su potencial, reforzando nuestra posición y logrando excelentes resultados”, ha declarado a CincoDías.

EDREAMS ODIGEO 3,47 -1,14%

La gestión de Pérez-Tenessa, el mayor accionista individual de eDreams con un 1,8% del capital y que se mantendrá como tal en el futuro según asegura, ha estado llena de controvertidas decisiones y anuncios desde el debut en Bolsa. Estas informaciones han provocado una espiral bajista de la acción respecto al precio de referencia de la colocación del año pasado de 10,25 euros.

Los resultados que presentó en junio, después los de septiembre, lastrados, según la compañía, por un cambio en el algoritmo de búsqueda de Google y al aumento de la competencia, provocaron una sangría en la cotización. El gran desplome se produjo como consecuencia de un cisma entre eDreams y el grupo IAG (Iberia, British Airways y otras aerolíneas). El problema, que surgió a finales de octubre, se solventó en unos días pero con un grave problema de imagen para eDreams.

En la sesión del 24 de octubre de 2014 la acción se desplomó un 59,1% y cerró a 1,02 euros, aunque en las tres sesiones posteriores se recuperó. Dana Dunne no plantea una ruptura total con la línea de Javier Pérez-Tenessa; mantendrá el plan estratégico de la compañía: “No planeo ningún cambio inmediato”, sentencia. Eso sí, deja la puerta abierta a ejecutar modificaciones a medio plazo, una vez se haya hecho con los mandos de la compañía. “Javier [Perez-Tenessa] ha decidido abandonar la compañía, y ahora debemos superar los desafíos que se nos presentan”, añade.

La decisión de abandonar el barco adoptada por Javier Pérez-Tenessa se ha acordado con conocimiento del principal accionista de eDreams, Permira, que controla un 30,5%. “La compañía de capital riesgo ha aceptado por unanimidad el cambio; es un gran inversor y va a seguir siéndolo”, afirma el nuevo consejero delegado.

Dana Dunne se muestra confiando con el futuro de la compañía y anuncia que aplicará todos sus conocimientos para devolver la confianza a los accionistas de eDreams.

Permira y Ardian se mantienen como los accionistas de referencia de la compañía, con una participación del 30,5% en el caso del primero y del 19% para la firma de capital riesgo de Axa.
La última gran noticia de eDreams fue la puesta en marcha a finales del pasado octubre de un plan de despidos, que supondrá prescindir del 6,8% de su plantilla total. Actualmente, son 1632. Eso sí, prevé que su plantilla en marzo de 2015 alcance los 1.750 trabajadores, gracias a nuevas incorporaciones de empleados. En el caso de España, eDreams prevé pasar de los actuales 705 trabajadores a unos 1.000.

En los nueve primeros meses de su año fiscal se anotó un beneficio neto ajustado de 7,2 millones y elevó su facturación un 3%, hasta 219,9 millones de euros. La compañía aseguró que el alza en un 5% del ingreso neto por reserva explica en parte estos resultados, que están “en línea” para cumplir el objetivo del año.

Un hundimiento del 76% desde el precio de salida

La compañía debutó en la Bolsa española en abril del año pasado a 10,25 euros por acción, y hoy cerró a 2,507 euros, tras subir un 5,8%. Con todo, la caída respecto al precio de la colocación –en puridad no fue una oferta pública de venta (OPV), puesto que no incluyó tramo para pequeños inversores– se sitúa en el 75,5%. El debut en la Bolsa española, aunque el proceso de aprobación de la operación se llevó a cabo en Luxemburgo, se produjo el pasado 8 de abril.  Hoy se negociaron 1,3 millones de acciones, frente a la media de poco más de 850.000 títulos diarios en los últimos seis meses. El folleto de salida a Bolsa revela que los miembros del consejo de administración de la empresa no cobran remuneración por su mandato sino por la evolución de la compañía.

Así, durante el ejercicio fiscal finalizado en 2013 su retribución ascendió a cinco millones de euros, y en 2012 fue de 3,8 millones. Javier Pérez-Tenessa vendió en la colocación cerca de un millón de acciones en la oferta y consiguió con la desinversión un total de 9,8 millones de euros. Otros cuatro directivos de la empresa turística –Mauricio Prieto, James Hare, Dana Philip Dunne (el nuevo consejero delegado) y Philipe Vimard– se embolsaron otros 4,5 millones de euros con la venta de parte de su participación.