FACUA critica la pasividad del Gobierno

¿Llegará o no el fin del roaming?

¿Llegará o no el fin del roaming?

El fin de las tarifas roaming en Europa tenía fecha ya marcada, el 15 de diciembre de 2015. Pero la realidad es que el fin del roaming puede llegar más tarde de esa fecha. Y es que el Gobierno parece no ejercer la presión adecuada a las empresas de telecomunicaciones para que eliminen el roaming y por lo tanto esté a favor de los intereses de las mismas. Al menos eso es lo que desde FACUA-Consumidores en Acción critican al Gobierno. En España son más de 51 millones las líneas móviles que hay operativas según la CNMC, cada una con su operadora y con su tarifa, que contempla una serie de costes para el uso del móvil en el extranjero.

La directiva europea que determinaba la obligación de eliminar el coste extra que suponía utilizar el teléfono móvil fuera del país – directiva que es conocida como Roaming Like At Home, es decir, “llama como en casa”- fue aprobada en abril de 2014 y provocó que las compañías de telecomunicaciones pusieran como se suele decir “el grito en el cielo” ya que supondrían para ellas notables pérdidas. El Parlamento Europeo con esta directiva quería fomentar un continente unificado en materia de telecomunicaciones. Una medida aplaudida por los consumidores que veían cómo su factura de teléfono móvil aumentaba cuando cruzaban la frontera. Sin embargo ahora parece ser una medida que tiene más enemigos que amigos.

El BEREC en contra

Unas de esas voces en contra son las de los organismos reguladores del sector de las telecomunicaciones, en el caso de España este organismo regulador es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). El conjunto de los reguladores europeos del sector es lo que se conoce como BEREC (Body of European Regulators for Electronic Communications) que ha emitido un informe por el que se postula en contra de la supresión de las tarifas roaming en el continente europeo.

Este informe defiende que el fin del roaming no es viable ni tampoco sostenible en la práctica. Los motivos que alegan para llegar a esta conclusión es que en el mercado de las telecomunicaciones existen diferencias entre compañías y entre tarifas lo que fomenta la competencia y suprimiendo el roaming afectaría a dicha competencia. Además el informe tiene en cuenta que los patrones de consumo de los ciudadanos de cada estado miembro son diferentes, por lo que igualar en este sentido a todas las compañías no sería lo adecuado. La supresión del roaming dicen tendría como consecuencia la distorsión del mercado.

En cuanto a los argumentos que afectan a España, el BEREC ha añadido datos acerca de cuánto viajan los españoles que justificarían según ellos que no es necesario la eliminación del roaming. El dato que aportan es que el 55% de los españoles no viaja nunca al extranjero y que por lo tanto no necesitarían la eliminación del sobrecargo y que solo el 16% viaja al menos una vez al año. Es en este mismo informe donde los organismos reguladores solicitan a la Unión Europea medidas que protejan a las compañías de telefonía en situaciones como esta que supondrían una pérdida de ingresos notable.

Lo que desde FACUA denuncian y critican es que los argumentos que el informe emite para presionar a la UE a que no se elimine el roaming son débiles y que no van a favor del ahorro del consumidor sino a favor de los intereses de las grandes compañías de telecomunicaciones. Habrá que ver si realmente el fin del roaming se hace efectivo en la fecha marcada o si por el contrario este fin queda pospuesto para otro momento.