El gigante francés reducirá un 10% el gasto de capital este año

Total recorta sus inversiones en el ‘fracking’ de EE UU y Mar del Norte

Total recorta sus inversiones en el ‘fracking’ de EE UU y Mar del Norte

Total recortará el gasto en los antiguos yacimientos del Mar del Norte y los pozos de fracking de EE UU en los que opera. Lo ha declarado este miércoles su presidente ejecutivo, Patrick Pouyanne.

En su intervención en una mesa redonda en el Foro Económico Mundial en Davos (Suiza), el ejecutivo del gigante francés del petróleo y gas dijo prever que los precios del crudo se mantengan bajos durante el primer semestre de 2015, tras caer casi un 60% desde junio, por debajo de 50 dólares por barril.

Pouyanne dijo al Financial Times el martes que Total planeaba reducir el gasto de capital en un 10% este año, desde los 26.000 millones de dólares de 2014, y también que estaba estudiando una congelación de las contrataciones para 2015. La inversión de Total en el Mar del Norte se reducirá por el empeoramiento de la rentabilidad en sus yacimientos, dijo el directivo el miércoles.

Una portavoz de la compañía afirmó más tarde que la sucursal británica del grupo reducirá los costos de contratistas en un 10% en 2015, lo que supone un recorte en el personal empleado en la región, cuya amplitud no ha sido especificada.

La producción de petróleo y gas de esquisto de EE UU, que ha aumentado considerablemente en los últimos años, causando una gran acumulación en los suministros mundiales de crudo, se verá afectada también. "Tenemos yacimientos en la costa este y mis instrucciones han sido bastante claras: vamos a limitar las inversiones" dijo Pouyanne ante los participantes en el foro. "Puedo volver en un año, cuando vuelvan los precios". Si muchos pozos de fracking fueron rentables con tarifas del petróleo de 70 dólares por barril, los bajos precios actuales podrían llevar a medidas que permitan reducir los costes de producción por debajo de 50 dólares por barril, agregó.

Total tiene dos joint ventures con el grupo estadounidense Chesapeake Energy, una para buscar gas de esquisto en la región de Utica (Ohio) junto con otro socio, EnerVest, y otro en Barnett Shale (Texas).

El gigante francés se une, de esta forma, a una serie de compañías petroleras internacionales, como BP y ConocoPhillips, que han recortado los presupuestos de 2015 debido a los precios más bajos del petróleo. Sin embargo, Pouyanne señaló que una menor inversión en nueva producción podría acarrear unos problemas. "En todo el mundo, los yacimientos existentes disminuyen naturalmente su producción un 5% al año. Esto significa que para 2030 más de la mitad de la producción mundial de petróleo existente desaparecerá. Para obtener otros 50 millones de barriles por día de nueva producción habría que invertir una enorme cantidad de dinero".

La búsqueda de petróleo y gas que Total efectúa frente a Chipre podría quedar también en agua de borrajas, tras no descubrir signos tangibles de reservas, según declaró el ministro de Energía de la isla el miércoles.