Loreto Óptima, cuarto mejor plan de renta fija mixta, según Inverco

La mutua de los pilotos vuela alto en renta fija

Loreto, la mutua de los pilotos y trabajadores de las aerolíneas, combina elevados retornos con bajos costes de gestión

Jon Aramburu, director general de Loreto Mutua.
Jon Aramburu, director general de Loreto Mutua.

Mientras que los grandes bancos se han visto forzados a bajar las comisiones de sus planes de pensión para adecuarse a los nuevos límites fijados por el Gobierno, la mutua de los pilotos y trabajadores de las aerolíneas no ha tenido que dar ese embarazoso paso. Las tasas de gestión de Loreto Mutua ya estaban por debajo de los máximos permitidos por ley cuando entró en vigor el cambio en octubre pasado.

Fiel a su estilo discreto, entonces no hizo alarde de ello, pero ahora que la pérdida de rentabilidad de los títulos de deuda, que es donde está invertido el 63% del dinero de los planes de pensiones, está llevando a los partícipes a fijarse con lupa en las comisiones que les cobran las gestoras, Loreto cree que ha llegado la hora de promocionar un poco más lo competitivo de sus precios.

Los planes individuales cobraban al cierre de 2013 una comisión media de gestión del 1,39% y de depósito del 0,17%, según la Dirección General de Seguros. Loreto Óptima, entre tanto, cobraba por estos conceptos el 0,50% y el 0,12%, respectivamente. Aún no hay datos oficiales del sector en 2014, pero al tercer trimestre del año pasado el plan mantenía la tasa de gestión y había bajado al 0,10% la de depósito.

La entidad creó este fondo en 2003, entonces con otro nombre, para ofrecer sus servicios a personas que no son mutualistas. Desde entonces ha acumulado un patrimonio de 6,8 millones de euros y captado 270 partícipes. Es un fondo pequeño comparado con los de las grandes gestoras, pero lo interesante es que ha conseguido altas rentabilidades a largo plazo. A noviembre pasado era el cuarto mejor plan de renta fija mixta, según Inverco, con una rentabilidad del 4,94% a 10 años, más del doble que la media de la categoría (2,22%).

Las cifras

1.340
millones de euros es el patrimonio a valor de mercado del fondo de pensiones de Loreto Mutua. Algo más del 40% está en renta fija.

4,94%
es la rentabilidad a 10 años de Loreto Óptima, el plan individual de la mutua. En ese sentido, es el cuarto mejor plan de renta fija mixta.

Desde su lanzamiento en 2003, el plan ha cumplido, además, su objetivo de batir la inflación con una rentabilidad media anual del 5,6%. “Tenemos capacidad de pagar unas pensiones razonables y de hacerlo mucho mejor que los bancos, que han estado en entredicho por la escalada de comisiones”, dice Jon Aramburu, director general de Loreto Mutua. “Somos una entidad sin ánimo de lucro, todos los excedentes los repartimos entre nuestros mutualistas y nuestros costes operativos son bastante bajos, lo que trasladamos a los partícipes”, afirma.

La mutua nació en 1970 como Montepío Loreto, en honor a la virgen patrona de los pilotos, y ha venido operando con ese nombre hasta 2014, cuando adoptó el de Loreto Mutua. “Hemos cambiado de marca para adecuarnos a los tiempos”, explica Aramburu. La mutua tiene 26.000 cotizantes y cerca de 8.000 pensionistas. La mayor parte de sus mutualistas son pilotos y personal de tierra de Iberia, pero también de aerolíneas como Lufthansa, Air France, KLM y Easyjet. En 1989 creó la gestora de fondos, que tiene 864 partícipes, ya que a los 270 de Loreto Óptima se suman los 597 de su plan de pensiones asociado, dirigido exclusivamente a sus mutualistas. La entidad tiene un patrimonio de casi 1.340 millones de euros. Algo más del 40% de este dinero está en renta fija.

Si bien Aramburu reconoce que el recorrido de los títulos de deuda se está agotando, “siempre hay ideas”. “Podemos buscar en deuda corporativa en dólares y libras y también en emergentes. También hemos elevado nuestra apuesta por el capital riesgo y aumentado el peso de la renta variable del 18% al 22%”, comenta. En cualquier caso, descarta que la renta fija vaya a perder preeminencia en su cartera porque sus inversiones son a largo plazo.

En cuanto a la última reforma del IRPF, señala que le preocupa la rebaja del límite de aportaciones con derecho a la reducción fiscal (de 10.000 a 8.000 euros), ya que muchos pilotos asociados a la mutua tienen ingresos altos y no podrán aprovechar la deducción. Al margen de esto, cree que la reforma se ha quedado corta. “Hace falta algo más si queremos incentivar el ahorro privado a costes razonables”.