El protagonista del escándalo Wikileaks nunca usa un teléfono de Apple
Edward Snowden no usa un iPhone por miedo a que le espíen

Edward Snowden no usa un iPhone por miedo a que le espíen

Edward Snowden vuelve a la palestra, aunque en realidad es por culpa de su abogado, ya que ha declarado que el ex-agente de la NSA, que se ha convertido en uno de los exiliados más buscados por filtrar secretos de seguridad nacional de EE.UU., nunca ha usado ni usará un iPhone de Apple.

"Edward nunca usa un iPhone, tiene un móvil básico. El iPhone tiene un software especial que puede ser activado sin conocimiento del usuario con el que sólo hay que pulsar un botón y recoger información sobre él, por eso rechaza tener ese modelo" indica Anatoly Kucherena, abogado de Snowden, a la agencia RIA Novosti. Kucherena añade que esta decisión tiene también un carácter personal para su cliente, pero tiene también una raíz profesional.

El miedo de Snowden tiene nombre: DROPOUTJEEP

Lo cierto es que la existencia de un software espía, algo que ha sido rechazado por Apple y la NSA, ya se conocía al arrancar este 2014. Concretamente, el 1 de enero, estrenando el año nuevo, los compañeros de MovilZona explicaban la existencia de DROPOUTJEEP, un software para espiar ciudadanos hecho publico por Jacob Appelbaum, un experto en seguridad que ha hecho público un documento que data de 2008.

Este software pasa totalmente desapercibido y permite al organismo americano acceder a los datos desde cualquier sitio sin problemas. Entre sus habilidades está la capacidad de interceptar SMS, contactos y cualquier archivo almacenado en el teléfono. Igualmente hace posible el envío mediante el protocolo de los SMS o la conexión GPRS de la posición por triangulación de antenas de telefonía así como activar la cámara y hasta el microfono para escuchar que está pasando a su alrededor.

DROPOUTJEEP se instala, eso si, si se tiene acceso físico al teléfono, y quizás de ahí vienen las razones de Snowden porque si bien no cualquier ciudadano sería objetivo de la NSA, seguro que él está en el punto de mira. 

Eso si, DROPOUTJEEP soporta incluso que se realice un formateo del terminal y continuaría presente pese a esto. El sistema que utilizaría la NSA no sería el de dar el "cambiazo" del terminal, sino interceptar un envío que supiera que iba a acabar en manos de cierto usuario para, antes de que llegara el terminal, instalar este programa. La duda es ¿estará Apple al tanto de esto y será complice? Es la máxima que desde Cupertino han negado pese a las acusaciones de Appelbaum.

Normas