Desinvertirá en dos de las seis plantas que posee

Cepsa negocia la venta de parte de su negocio químico

Sede de Cepsa en Madrid.
Sede de Cepsa en Madrid.

Cepsa ha iniciado un proceso de negociación acerca de la posible venta de dos plantas de su negocio de química, que son la gaditana de Planta de Guadarranque y la canadiense de Montreal, indicaron  fuentes de la compañía.

Estas instalaciones están especializadas en la producción de ácido isoftálico purificado (PIA), tereftalato de polietileno (PET) y ácido tereftálico purificado (PTA), derivados del petróleo de los que salen materiales como el poliéster.

Las fuentes indican que Cepsa se está orientando hacia una mayor internacionalización en su negocio químico. “La estrategia de la compañía en el área petroquímica se enfoca hacia la internacionalización para incrementar nuestra competitividad en un sector con enorme potencial”, afirman.

En todo caso, precisan que no hay nada concreto en el análisis de una posible venta de estos activos, en el que se ha abierto un proceso de negociación después de las muestras de interés recibidas por la compañía.

La planta de Guadarranque se encuentra en San Roque y recibe para el desarrollo de sus procesos el paraxileno que le suministra la refinería de Cepsa de Gibraltar-San Roque.

Este complejo destaca por su ubicación, cerca de la Bahía de Algeciras, lo que permite unas condiciones óptimas de embarque para la exportación. Cepsa Química es en la actualidad el único productor en España de PTA.

En cuanto a la planta quebequense de Montreal, tiene como objetivo el suministro de sus productos al mercado Nafta, esto es, a Estados Unidos, Canadá y México.

Aparte de estas dos plantas, el negocio químico de Cepsa cuenta además con las factorías de Puente Mayorga (Cádiz), Becáncour (Canadá), Camaçari (Brasil) y Palos de la Frontera (Huelva).