Foro de Davos

Los directivos ven el vaso de la economía mundial medio vacío

Agentes de las fuerzas especiales suizas vigilan desde el tejado del hotel de Kongressen el Centro de Congresos de Davos.
Agentes de las fuerzas especiales suizas vigilan desde el tejado del hotel de Kongressen el Centro de Congresos de Davos.

¿Quién podía imaginar que el petróleo bajaría de 50 dólares? ¿Quién podía pensar que volvería la tensión por la salida de Grecia del euro? ¿Quién podía prever que la zona euro entraría en una etapa de estancamiento? No desde luego los 1.344 consejeros delegados de 68 países que participaron en la encuesta anual que se presentó en el Foro de Davos celebrado en enero de 2014. El 44% confiaba en una mejora de la economía mundial, porcentaje que se elevaba al 50% en el caso de los directivos españoles.

El panorama de este año no es muy distinto. Mañana arranca una nueva edición del Foro de Davos, en el que participan 40 jefes de estado (España estará representada por el ministro de Economía, Luis de Guindos) y 2.500 delegados entre empresarios, economistas y portavoces de organizaciones sociales y no gubernamentales, marcada por las malas previsiones del FMI. El organismo dirigido por Christine Lagarde echó el lunes un jarro de agua fría sobre la recuperación mundial y revisó a la baja el crecimiento mundial para este año y el que viene por dos motivos: los países desarrollados, en especial la zona euro y Japón, afrontan una larga etapa de crecimiento bajo y los emergentes se han visto golpeados por dos shocks inesperados: la devaluación de sus monedas y el desplome del precio del petróleo, que ha afectado a los países productores, lastrando sus presupuestos. El arranque de este foro también está marcado por la reunión del jueves del Banco Central Europeo, en la que se podría decidir la puesta en marcha de un programa de compra masiva de deuda pública para tratar de revitalizar la deprimida economía europea.

El 43% de los encuestados en España estima que creará empleo

Un contexto económico lleno de incertidumbres que ha llevado a los directivos a presentar un panorama más negativo que hace un año. Tan solo el 37% de los 1.322 consejeros delegados entrevistados por PwC para la edición de 2015 confía en que el crecimiento de la economía mundial sea mayor, lo que supone un recorte de siete puntos con respecto a la anterior edición. Los empresarios españoles se sitúan por encima de la media, aunque también rebajan su optimismo respecto al crecimiento mundial: el 50% confiaba en una senda de crecimiento en 2014 y un año después, la cifra baja hasta el 39%. No obstante, esa cifra es sensiblemente superior a la que surge de las encuestas a los directivos alemanes (33%), italianos (27%) y franceses (14%). En la Unión Europea tan solo los británicos, con un 41%, son más optimistas que los españoles.

Unas respuestas que están muy ligadas con las positivas perspectivas de crecimiento para esos dos países que, junto a EE UU y Canadá, liderárán el crecimiento económico entre los países desarrollados para este año y el que viene. Y eso tendrá su reflejo en el mercado laboral, según lo que se desprende de las respuestas de los consejeros delegados españoles. El 43% augura que su plantilla crecerá este año, diez puntos más que en 2014, y el 35% cree que mantendrá sin cambios su plantilla, seis puntos más, mientras que solo el 22% (16 puntos menos) prevé despedir este año.

El informe también muestra el repliegue de los inversores hacia los países desarrollados. A la pregunta de cuáles serán los mercados más importantes para el crecimiento en 2015, los 1.322 entrevistados apuestan en primer lugar por EE UU (38%), seguido por China (34%), Alemania (19%), Reino Unido (11%) y Brasil (10%). Con porcentajes más bajos ya aparecen India (9%), Japón (8%), Rusia, Indonesia y Australia, con un 6%.

España representada por Pallete, Botín, Galán y Guindos

La presencia empresarial de España se limita a tres directivos. José María Álvarez-Pallete, consejero delegado de Telefónica, participará el miércoles en la sesión El nuevo contexto digital, en la que compartirá impresiones con John T. Chambers, consejero delegado de Cisco, o Pierre Nanterre, consejero delegado de Accenture. A la misma hora (nueve de la mañana), el consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, participa en la mesa El nuevo contexto de la energía, junto a los consejeros delegados de Total, ABB o Johsons Controls. El jueves es el turno de Ana Botín, presidenta de Santander, que compartirá conferencia (El fin del experimento) con la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, o el ex secretario del Tesoro de EE UU, Lawrence Summers, en la que tratarán de avanzar la respuesta de los mercados ante el final de los estímulos en EE UU. El ministro de Economía, Luis de Guindos, intervendrá el viernes.