Como consecuencia de su ineficacia en la gestión

El Tribunal de Cuentas cree que el Fogasa paga ayudas fraudulentas

Sede del Tribunal de Cuentas en Madrid
Sede del Tribunal de Cuentas en Madrid

Así consta en el Informe de fiscalización sobre la gestión y control de las prestaciones abonadas por el Fogasa, ejercicio 2013. Según este documento, a 31 de diciembre de 2013 existían 221.384 expedientes pendientes de resolver, un 67% más que un año antes y un 295% por encima de la cifra de 2007. En el mismo periodo, la plantilla del Fondo sólo se incrementó un 0,07%.

Esto elevó a 201,52 días el plazo medio de resolución de cada expediente, muy lejos de los tres meses previstos legalmente y por encima de los 185,47 días que se marcaron en 2012. Las unidades más “colapsadas” fueron Barcelona (395 días), Madrid (379 días) y Valencia (354 días).

Según el Tribunal de Cuentas, esta acumulación de expedientes “no es consecuencia de un hecho económico aislado y concreto, sino del incremento de empresas que han venido desapareciendo durante varios ejercicios”, lo que a su juicio “denota una falta de previsión” del Fogasa, que “debería haber adoptado medidas urgentes y extraordinarias para paliar los efectos del progresivo y predecible aumento de solicitudes”.

En estas circunstancias, el organismo que preside Ramón Álvarez de Miranda cree que la falta de personal conlleva un “importante riesgo de extravío de documentación” y de “defectos y demoras” en los expedientes, pero además teme que se estén pagando prestaciones de forma “fraudulenta” y sin ningún control efectivo.

Así el número de letrados es “insuficiente” y la falta de asistencia a muchos juicios supone que se deban pagar prestaciones en las que el Fogasa podría justificar que no debe pagarse la prestación.