Se abre la mesa de negociación con los sindicatos

CaixaBank plantea reducir en 1.120 empleados la plantilla de Barclays

Oficina de Barclays en Madrid.
Oficina de Barclays en Madrid.

CaixaBank presentó ayer a los sindicatos el plan de ajuste en Barclays –filial suya desde el 2 de enero–, que prentende negociar con los representantes de la plantilla. Plantea un ERE que afecta a 1.120 empleados, el 46,6% del total de la plantilla. El principal recorte se producirá en los servicios centrales, donde prevé 641 salidas, con lo que solo se quedarían en esta unidad 80 personas.

 CaixaBank planteó ayer a los sindicatos de Barclays en España un agresivo ajuste de plantilla, que supone una reducción del 46,6% casi el 50% de los trabajadores de la exfilial del banco británico. Ayer se abrió la mesa laboral de negociaciones en la que el grupo financiero presentó un plan de negocio en el que se establecía en 1.120 personas las bajas que debía afrontar Barclays para ser rentable, frente a los 2.297 trabajadores actuales.

CaixaBank, que cerró la compra de Barclays en España el pasado día 2 de enero, ha justificado la necesidad de abordar un ERE de estas características por causas económicas, organizativas y productivas, pero no ha entrado en detalles de cómo aplicarlo, ni las oficinas que podrían cerrar.

Fuentes financieras recuerdan, no obstante, que CaixaBank siempre ha llegado a acuerdos con los sindicatos y ha intentado llegar a pactos no traumáticos en los ajustes que ha realizado hasta ahora la entidad, razón por la que se esperan que las salidas se produzcan a través de bajas incentivadas y prejubilaciones. La entidad sí ha concretado geográficamente sus planes de recorte de personal en Barclays. El mayor recorte se produce en servicios centrales, de donde tiene previsto que salgan 641 empleados, frente a los 721 actuales, lo que supone que solo se quedarán 80 en este departamento. Fuentes de Barclays explican que uno de los lastres de esta red es el elevado número de trabajadores en esta unidad, que representan más de un 30% del total de la plantilla, mientras que en CaixaBank es del 6%, media en la que se sitúa ahora la media del sector. A estas salidas, todas de Madrid, se suman otras 130 en la red madrileña de oficinas, de los 541 que trabajan allí. El total de afectados planteados en las sucursales españolas de Barclays es de 479, respecto al total de 1.576 empleados que trabajan hoy en la red. Así, además de los de Madrid, hay prevista una reducción de 34 personas en Barcelona, donde trabajan 154 empleados, y de 315 en el resto de la red, de un total de 881 trabajadores.

Los sindicatos confían en poder negociar estas cifras y las condiciones del ERE, aunque consideran que la compra de Barclays no es comparable a otras adquisiciones realizadas por CaixaBank en los últimos años como Banca Cívica, Banco de Valencia o Caixa Girona, ya que esta entidad no ha recibido ayudas del Frob, “por lo que no está condicionada a despidos solicitados por Bruselas”, recuerdan fuentes sindicales. “Ahora estamos en un contexto de cierta recuperación económica, y esperamos que las sinergias previstas no sean todas a costa de los puestos de trabajo”, añaden.

El plan de ajuste se produce, según fuentes conocedoras del proceso, por causas económicas (caída del beneficio), productivas (caída del negocio y baja eficiencia) y organizativas (sobredimensionamiento de la red). La red de Barclays, de hecho, es una de las peor situadas en cuanto eficiencia. La entidad y los sindicatos se volverán a reunir el próximo martes. Las negociaciones pueden prolongarse más de un mes, ya que hasta el día 23 no finaliza el periodo previo de negociación oficial.

 

Unos 550.000 nuevos clientes

Barclays aporta a CaixaBank 550.000 clientes, principalmente de banca minorista y banca privada y personal, una red de 262 oficinas y unos activos de 21.600 millones de euros. La entidad que preside Isidre Fainé prevé unas sinergias de costes anuales brutos de 150 millones de euros en 2016 y unos costes de reestructuración de 300 millones netos de impuestos tras la adquisición de los negocios de banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa de Barclays Bank en España (el grupo Barclays mantendrá en el país Barclaycard y el negocio de banca de inversión). Con el ajuste anunciado ayer la entidad catalana pretende atajar las pérdidas recurrentes de Barclays.

Fuentes del banco explican que con este ajueste “se pretende dotar a los negocios de Barclays de la escala adecuada y convertirlos en una actividad eficiente y rentable, la nueva dirección de la entidad considera necesario ajustar su plantilla para que la entidad sea viable económicamente y confía en alcanzar un acuerdo satisfactorio con los representantes laborales”. Esta salida de personal coincide con las declaraciones del presidente de EBA, Andrea Enria, que asegura que aún hay una excesiva capacidad instalada en el sector.